Sígueme

Twitter Facebook Pinterest Youtube G+ Tumblr LinkedIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

domingo, 9 de junio de 2013

Y seguimos para bingo ÒÓ

Voy a resubir esta entrada, porque este fin de semana me han tocado mucho en los perifollos circunstanciales y en las entrañas más adentradas :P Veréis, esto que escribí allá por diciembre (y creo recordar que hice una entrada similar hace cosa de un año, o quizá fueran dos) resulta que continúa no sólo teniendo vigencia, sino que cada vez "la cosa" está peor. Hoy mismo me he encontrado con otro de esos plagios interneteros, y esta vez era en una forma que, parece ser, es mucho más común que la que denunciaba por aquel entonces: en forma de copieteo de vídeo de youtube.

Veréis, esta chavala que os habla es escritora (hasta ahí de acuerdo), y además es fan de muchas frikadas, entre ellas Canción de Hielo y Fuego, la obra de George R.R. Martin (cosa que creo que también ha quedado clara en más de una ocasión). Hace cosa de dos añitos, cuando HBO emitió el capítulo 1x09 de la serie Juego de Tronos, yo andaba por mi casa de Mérida en plena baja por depresión y estrés laboral y me dio por pasar un par de mañanitas tontas haciendo una chorrada: un vídeo de esos de "Hitler se entera...", con la escena tantas veces empleada de la peli El Hundimiento, para hacerles un guiño a los pobres espectadores de la serie que, al no haber leído los libros, no sabían lo que se les venía encima. El vídeo lo subí a youtube, está aquí:



Un día después, viendo el "éxito" del vídeo en cuestión, incluso me dio por traducirlo al inglés y subirlo para los nohispanoparlantes, que al fin y al cabo eran los primeros que habían visto el capítulo de marras:



Y cuál será mi sorpresa al enterarme hoy, por una amiga, que una chavalina a la que no tengo el gusto de conocer, una tal Tachicoma000, hace poco más de un año subió ESE MISMO VÍDEO (el original, el que hice con los subtítulos en español) a su cuenta, y que llevaba meses recibiendo comentarios halagadores del tipo "eres genial, eres superlisssta, eres superdivertiiiida, eres estupeeenda, tu guion es genial" sin que se le cayera la jeta de vergüenza ni, por supuesto, se plantease en ningún momento aclarar que el vídeo "genial y divertido y guay y estupendo" NO ERA SUYO sino mío. Vamos, un caso más de aprovechamiento del curro de otro en beneficio del propio ego, porque otro motivo yo es que no le veo, la verdad .______.



Sí, sé que es difícil de reclamar porque, al fin y al cabo, la escena en cuestión ni es suya ni es mía (ni es de ninguno de los miles que la hemos usado para echarnos unas risas). Pero a mí me jode, qué queréis que os diga, porque al fin y al cabo me costó un trabajo inventarme los malditos subtítulos y sincronizarlos con la escena como para que venga cualquier pazguata a pillar el vídeo y decir que fijaos qué guay lo que se me ha venido a la mente, soy superlissssssta y superocurrenteeeeeeeeee" ÒÓ Vamos, que me cabrea. Me cabrea tanto como que me manguen un relato, o un cacho novela, o que enterarme que a un colega o compañero o camarrrada de letras le han mangado un relato o un cacho novela. Porque, aunque en este caso yo no vaya a cobrar un euro por ese vídeo (lógicamente), el trabajo de los subtítulos sigue SIENDO MÍO. Del mismo modo que cuando me mangaron el fanfiction de Harry Potter y la sombra de la serpiente (éste de aquí) y lo vendieron como si fuera el auténtico libro 7 de la saga de J.K.Rowling yo no pensaba ganar un euro con ese libro (un fic no se puede comercializar, los personajes son propiedad del autor original) y sin embargo me jodió, me encabronó y me puso de los nervios nerviosos ÒÓ

Y lo jodido es que cada día me encuentro un nuevo caso de robo con alevosía y mucho morro. Todos los días los que nos dedicamos a esto de las letras vemos con estupefacción cómo un ente ignoto pone en su estado de Facebook, o en su blog, o en su web, o en su diario personal, un texto que ha escrito otro alguien, lo firma con su propio nombre y lo suelta, hala, tan feliz, aguardando a que todos sus contactos le dediquen una salva de aplausos por su habilidad literaria y su genuina inspiración de miércoles por la mañana. Plas plas plas eres un genio, qué bien escribes, eres nuestro ídolo, te queremos, voy a buscar unas bragas a ver si te las tiro a tu muro de Facebook o en los comentarios de tu Fotolog para demostrarte mi amor incondicional y mi ardoroso deseo.

Lo flipo en gominolas. No, en serio que lo flipo. En gominolas. Y además se me abren las carnes de la rabia que me da ver estas cosas. Y se quedan tan felices y tan contentos, los tíos. O, peor aún, cuando entras a sacarles los colores por sisarte un texto (o sisárselo a un compañero) encima te insultan, o se ríen de ti, o te vienen con “marxate ke aka no vuscamos mas ke disfrutar d nuestros inspiracions i no keremos jente ke benga ha molestar”. Oh, espera, sí, ahora me creo mucho más que el autor del texto seas tú, perdona, ya me voy. Muy bueno, por cierto. O «es k solo keria conpartirl haci ke no digas ke e robao xk solo lo e puesto aki». Bien, campeón, es que eso es robarlo, chavalín, pequeñuelo, cosa linda, ay ay ay animalito eaea.

No son casos aislados, no: por ejemplo, en esta página unos cuantos compañeros recopilan los plagios, robos y demás afrentas que se van encontrando por la red. Ni es la única página, ni son los únicos robos, por desgracia.

¿Que no es para tanto? Joder que si es para tanto. Si tú dedicas tu jornada laboral a construir una casa, yo no voy con todo el morro y te la mango o te la okupo o digo que la he construido yo y se la vendo al vecino del quinto, que tiene goteras y el del sexto se dedica a bailar claqué los viernes por la noche y hace tiempo que dice que se quiere mudar. Si dedicas tus noches a hacer punto, yo no voy, te mango el jersey y se lo voy enseñando a todo el vecindario para que admire mi habilidad con las agujas, fíjate qué rechupiguay me ha quedado el diseño a rombitos de la sisa con lo jodido que es hacerlo, ¿eh? ¿A que soy genial? Si te dedicas a escribir, no voy, te robo el relato, o el poema, y se lo enseño al de la panadería a ver si le impresiono y consigo que me lleve a la cama. No, gente: eso no es sólo que esté feo. Es que es un delito. Porque a eso se le llama robar.

¿Que por qué? Porque a las cosas hay que llamarlas por su nombre. Un robo es un robo, y plagiar, hermosos míos, es ROBAR. ¿Que no? Mirad, facilito os lo voy a poner, para que lo entendáis. La RAE, que por muchas gilipolleces que haga sigue siendo la que pincha y corta en esto del idioma y que, hasta que se demuestre lo contrario, es la que dice qué significa qué cosa y punto y a tragar todos, dice lo siguiente:

robar.
(Del lat. vulg. *raubare, y este del germ. *raubôn, saquear, arrebatar; cf. a. al. ant. roubôn, al. rauben, ingl.reave).
2. tr. Tomar para sí lo ajeno, o hurtar de cualquier modo que sea.


Si existe algo llamado «propiedad intelectual», es porque aquello que sale de nuestro intelecto en forma de obras es NUESTRO. Si alguien coge algo que es de MI PROPIEDAD, entonces está cogiendo algo que no es suyo, que es MÍO. Así que me está robando. Sí, si pillas una frasecita de un relato/novela/ensayo/artículo que haya escrito yo y lo pegas en tu estado del Facebook sin decir que no es tuyo sino mío, joven padawan, ME ESTÁS ROBANDO. Y además hay otra cosita curiosa: la propiedad intelectual es del autor REGISTRE O NO LA OBRA. ¿Que no? Ojito:

Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril

Artículo 1. Hecho generador
La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación.

Artículo 2. Contenido
La propiedad intelectual está integrada por derechos de carácter personal, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho inexclusivo a la explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley.

Artículo 14. Contenido y características del derecho moral
Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:
1. Decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma.
2. Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente.
3. Exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra.
4. Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.


Es decir, es algo irrenunciable: si yo escribo algo, es mío lo quiera yo o no. Así que, niños y niñas, incluso si os las prometéis muy felices porque lo que habéis copypasteado no está registrado, no os engañéis: aun sin ese registro, ese texto, ese dibujo, esa foto, esa canción, SIGUE SIENDO DE SU AUTOR. Así que cogerlo sin permiso y hacerlo pasar por algo vuestro SIGUE SIENDO ROBAR. Y a los que roban se les llama LADRONES.

Que ya está bien de tanta tontería. Que si supierais lo que cuesta sacarse las palabras de dentro, el esfuerzo físico, mental y emocional que supone escribir, las horas y horas que todos los que nos dedicamos a esto echamos delante del ordenador, las noches, fines de semana y horas libres que sacrificamos por escribir, se os caería la jeta de vergüenza sólo de pensar en intentar hacer pasar nuestras obras por vuestras. O quizá no, porque hay que tener muy poquita vergüenza para coger un texto, una ilustración, una canción, una foto de otra persona y plantarla en vuestro blog, o en vuestro tuenti, o en vuestro facebook, y esperar que todo vuestro rebaño de amigos se crea que lo habéis parido vosotros. Claro que sí, hombre: lo has escrito entre clase y clase, sentado en el váter mientras esperabas a que tus intestinos liberasen su contenido en prosa poética, no te digo lo que hay.

Vergüenza, coño. Si queréis la admiración de vuestro corrillo, cread vuestras propias mierdas y dejad las nuestras en paz. O, mejor aún, aprended a tocar la guitarra y llevad a todas las nenas del insti al parque a tocarles canciones de Pablo Alborán («Es mía, es que estaba súper inspiradísimo ayer por la tarde, telojuro»), los grandes éxitos de Amaral y lo que surja detrás de un matorral. Igual ahí sí sois capaces de hacer algo vuestro. Aunque mi confianza en vuestras habilidades no sea excesiva, pero quién soy yo para juzgar la matorralidad de nadie.


Nota: las imágenes están sacadas de google, sin ningún ánimo mangante, mangador o manganeso ;)

9 comentarios:

  1. Como autor en un blog de "fanfics", por llamarlo de alguna manera, estoy absolutamente de acuerdo con tu artículo y no puedo más que quitarme el sombrero. Espero que puedas hacer algo y mucha suerte y ánimo :)

    ResponderEliminar
  2. Supongo que lo máximo que conseguiré es que la prenda esa quite el vídeo o, al menos, diga en la descripción que es mío. Pero lo chungo es que es la punta del iceberg, la gente es que ni se plantea que hacer algo así esté mal ÒÓ así nos va.
    Muchas gracias por pasarte por aquí, y bienvenido =D

    ResponderEliminar
  3. Yo ya estoy cada día más quemada con el tema, la verdad. He visto a gente que ha copiado mi estilo de escribir entradas del blog y han cambiado totalmente la temática de los suyos para parecerse al mío. En ese caso no puedo denunciarles porque no copian nada textual, pero se nota a leguas en qué se basan y jode un rato. A la gente que no tiene imaginación y hacen estas cosas deberían cortarle las manos o el internet, lo que más rabia les dé, pero que dejen de joder a los que nos lo curramos.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Animo niña, y te comprendo perfectamente en cierta ocasión me plagiaron un fanfic pero en fin, tuve que pelear para que lo retirasen de donde lo subió la persona en cuestión.

    Animo.

    ResponderEliminar
  5. La narrativa es la hermana pobre e ignorada de todas las artes.
    Uno tiene que pasarse una década de estudios y prácticas sólo para que se le considere preparado para ser concertista. Uno tiene que sudar la gota gorda durante años para lograr convertir un trozo de piedra en un crío en pelotas llamado David. Uno tiene que tirar lienzos y lienzos, láminas y láminas antes de que sus garabatos sean lo que asombre a mundo.
    Uno tiene que tener 12 años y haber sacado la Primaria para considerarse perfectamente capaz de escribir relato y hasta novelas. Y es que recordemos que ser escritor no es un trabajo. ¬¬
    ¡Tú lucha por lo tuyo!

    PD: ayer murió Ian Banks. Ni las Mentes de su Cultura podrán devolvernos esa pérdida.

    ResponderEliminar
  6. Lamentablemente, los 6000 y pico millones de personas que estamos dando vueltas por el orbe éste cada vez estamos más interconectados (sí, digo lamentablemente). Siempre habrá quien decida que las leyes se hicieron para que él/ella/ello las interpretase a su gusto y conveniencia y además es que está en la naturaleza humana utilizar un doble rasero para todo lo que implique a otros y a uno mismo. La cosa es que algunos lo saben ocultar peor. Si hubiera consecuencias nefastas, la gente se contendría. En realidad, va el modo filosófico on, es el temor a las consecuencias lo que hace que el individuo se reprima de hacer barbaridades.

    Yo aprovecharía para hacer un vídeo semejante en modo "ola k ase" y lo colgaría con el comentario de: "por si algún gaznápiro quiere apropiárselo, ya va escrito en su idioma. De nada".

    ResponderEliminar
  7. Tienes toda la razón. Un post estupendo!

    ResponderEliminar
  8. Ni, no hacemos carrera contigo, así que vamos a hacer que un tío bueno friki te plagie hasta la marca de ropa interior, a ver si así alguien reconoce tu talento (he acabado de escribir estoy y entre que em ha dado rabia y ganas de llorar, porque al final va a acabar pasando así como siga esto a este ritmo :s). apachurre mortaaaal. Xa-LFDM

    ResponderEliminar