Sígueme

Tw Fak Pint Yobe G+ Tumblr LinIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

viernes, 21 de junio de 2013

¡Que no escribimos con la entrepierna! ¡Coño!



Es un tema tan cansino que ya aburre. Y, sin embargo, aún es más aburrido comprobar que sigue habiendo gente tan simple en uno y otro extremo x_____x

Todo ha empezado cuando me he encontrado este link. Es un reportaje muy interesante sobre el sexismo en el mundo de la literatura fantástica ;) si no podéis leer en inglés, dadle al “traductor” que a unas malas aún de algo os enteraréis (aunque sea más bien tirando a poquito).

¿Hay sexismo en fantasía? Yup, lo hay. Y no sólo porque todavía se pongan en las portadas hembras de grandes pechos vestidas con bikinis de cota de malla 5 tallas inferiores a lo que la hembra en cuestión necesitaría, lo que hace de la armadura uno de los objetos más inútiles desde la invención del botijo sin pitorro (gentes, el mito del "friki hombre adolescente con granos dedicado en la soledad de su casa al onanismo" está tan pasado de moda como el miriñaque x____x hace ya décadas que se sabe que no sólo los hombres asociales leen fantasía, si me hacen ustedes el favor...), sino por otras cosas mucho más sutiles. Es una chuminada, pero pica un poquito por lo que implica :P En mi cortísima carrera como escritora no he llegado al extremo de tener que traerle el café a otro autor por el hecho de que él tenga los genitales externos y yo los tenga internos, pero sí me he encontrado en varias situaciones WTF que me han hecho comprender que esa actitud sexista aún existe. Os las cuento, y vosotros luego ya os hacéis vuestra composición de lugar.

La primera de ellas fue cuando publiqué "La Elegida de la Muerte". Cierta persona humana comentó en un foro que no tenía ganas de leer esa novela porque, y cito textualmente, «es obvio que es una novela para chicas». Por la portada, quizá (ya hemos discutido antes sobre eso, concretamente aquí), o por el hecho irrefutable de que yo, que soy la escritora, soy además una mujer (o lo era la última vez que me miré :P). Una aseveración que se complementa con varios debates que recuerdo haber tenido en los últimos años (su punto culminante fue el mano a mano que tuvimos Montse de Paz y yo en las Jornadas de Literatura Fantástica de Dos Hermanas acerca de las mujeres como escritoras de fantasía): ¿puede una mujer escribir para un público que NO sea femenino? Este muchacho, el que dijo que no quería leer mi novela, parece creer que no.

La cosa va más allá, y aquí os cuento el segundo momento WTF: fue hace exactamente una semana, en la Feria del Libro. Un chico y una chica se acercaron a la caseta donde yo andaba firmando ejemplares de mis novelas. La chica cogió “El sueño de los muertos”, lo miró, leyó la sinopsis, y dijo que le llamaba la atención y que le apetecía leerlo. Y un instante después el chico le quitó el ejemplar de la mano y lo dejó en el montón, señaló el montón de “Sueños” y el montón de “Elegidas” que había delante de ésta, su autora, y dijo despectivamente: «Mucha mujer veo yo ahí como protagonista, eso no me puede gustar a mí en la vida». Y se llevó a su amada del brazo, dejándome con la mandíbula colgando de asombro. En primer lugar porque ni siquiera se había leído la sinopsis del libro (si lo hubiera hecho habría comprendido que, por mucho que en la portada salga una nena, los protas indiscutibles de “El sueño de los muertos” son todo tíos xD); en segundo lugar, porque me resultó totalmente alienígena que alguien pudiera pensar que, por ser de un género diferente, NO podía identificarse con la protagonista de una novela. Es decir, que volvemos a lo mismo: puesto que en fantasía los protagonistas mayoritariamente son masculinos, las mujeres no pintamos nada leyendo esas novelas, ergo lo lógico es que de vez en cuando aparezca la chati del bikini de cota de malla para animar a los lectores (machos todos) a comprar. Y que, siguiendo esa regla de tres, las mujeres sólo leemos novelas con highlander en portada (puesto que sólo podemos identificarnos con otras mujeres, y los machos de torso desnudo son nuestro equivalente a la reina de la armadura en dos piezas) y sólo escribimos novelas con mujeres como protagonistas con las que sólo otras mujeres se pueden identificar.

Muy lógico todo.

Dos ejemplos, diréis, minoritarios y de gente con poquito seso o mucho prejuicio. Bueno, pues voy con el tercer ejemplo, que en realidad son MUCHOS. Desde que publiqué con Minotauro he recibido bastantes peticiones de entrevistas y reportajes de diversos medios de comunicación. Los que me conocéis ya de las redes sociales y de los foros y me habéis entrevistado para vuestros blogs o revistas no os habéis ni planteado hacer algo parecido, pero, curiosamente, cuando las entrevistas o reportajes los hacía un periodista de algún otro medio (radio, periódico, suplemento cultural…), SIEMPRE me encontraba con las siguientes preguntas: «Siendo una mujer, ¿cómo lo haces para describir tan bien a los personajes masculinos?» y «¿Qué hace una mujer en un mundo de hombres como es el de la literatura fantástica?»

Muy originales, todos los que preguntaron eso. Sí. Cada uno fue originalísimo, y seguro que después de redactar la pregunta incluso se felicitó a sí mismo por ser tan bueno y por conocer tantísimo el mundo al que hacía referencia, ese mundo de los frikis raros al que no se ha acercado jamás ni con un palo. Pero vamos a ver, almasdiós: ¿desde cuándo un escritor tiene que ser del mismo género que sus protagonistas para saber describirlos? ¿Todas las novelas escritas por hombres carecen de mujeres entre su ‘elenco’? Entonces, ¿los escritores tienen que describir a personajes que sean COMO ELLOS? ¿Para describir a un asesino hay que asesinar? ¿Para describir a un supervillano hay que tener un par de planes de dominación mundial? ¿Para describir a un guerrero hay que saber liarse a mandobles con un ejército…? Esperad, que es que antes tengo que ir a por el pan, decidle al ejército de orcos que viene por Ferraz que se tome unas cañas mientras tanto que ahora me viene mal.

Precisamente ser escritor (y más de fantasía) consiste EN ESO. En meterse en la mente de gente que no eres tú, describir aventuras que no te han pasado, crear mundos en los que no has vivido. Aparte del hecho, también irrefutable, de que hay cientos de miles de autores (machos) que escriben novelas que gustan por igual a hombres y mujeres, y también, por improbable e increíble que os parezca, hay muchísimas escritoras mujeres que escriben novelas que gustan a los machos (sí, también en fantasía). Y no por ello dejan de ser machos. Ni las autoras dejan de ser hembras. Hay que ser pazguato para pensar que una mujer sólo puede escribir para mujeres. De hecho, hay que ser simple, o padecer de mononeuronalismo crónico agravado con un episodio agudo de encefalogramia plana. Como si el hecho de que un escritor haga pipí sentado o de pie se note cuando se sienta a escribir.

Volvemos a lo de siempre, y va a llegar un momento en el que de tanto repetirlo voy a acabar con el argumento tatuado en las circunvoluciones cerebrales con tinta azul: los escritores no son hombres o mujeres, son PERSONAS. Cada uno o una escribe como lo que es, como quién es, como es, a secas. Hay hombres sensibles, románticos, repletos de sentimentalismos y con el alma llena de poesía; hay mujeres extrovertidas, dinámicas, más preocupadas por el “hace” que por el “siente”. Del mismo modo, a la hora de crear un personaje yo al menos no me fijo en si es un hombre o una mujer: me fijo en cómo es COMO PERSONA. Y su descripción, y su forma de ser, de actuar, de pensar y de hablar, se corresponde con lo que es como persona, no con cómo tiene la entrepierna, padentro o pafuera. Es decir, a la hora de describir a un personaje masculino, como preguntaban esos originalísimos periodistas, yo lo que hago es crear a una persona y después ponerle los determinantes y los pronombres masculinos o femeninos dependiendo del nombre que le haya dado, Pepe o Pepa. ¿Cómo puedes describir tan bien a un hombre…? Pues sencillamente no fijándome en que es un hombre. Tan fácil como eso.

Y todos estos momentos WTF se complementa con eso que ya os he contado en alguna ocasión, esa primera impresión que me llevé del “coso” literario cuando llegué, novatilla yo, sin conocer a nadie ni a nada, y de repente me encontré con gentes hablando de mí con frases del tipo «Ediciones B ha puesto a una cara bonita a defender una novela», «Sé de buena fuente que ésa se ha tirado a (inserte nombre aquí)» o «A saber a quién se la habrá chupado para publicar». Cosa que, imagino, no se habría dicho jamás si yo en vez de ser una mujer hubiera sido un hombre (si aún no sabéis de qué hablo, os lo conté todo con detalle aquí).

¿El mundo de la fantasía es un mundo de hombres, y las mujeres que estamos pululando por aquí somos bichos raros o machorras o, válgame, sólo escribimos para otras mujeres y entramos dentro de la categoría “romance paranormal” o “cuento de hadas moñas”? ¿Un hombre no puede leer una novela de fantasía escrita por una mujer, porque no le va a gustar? Entonces ¿qué cojones hacemos las mujeres leyendo novelas de fantasía escritas por hombres…? Es todo tan absurdo que me dan ganas de descojonarme (o desovariarme, si preferís) y lo haría si no fuera porque, en realidad, no tiene ni puta gracia. O quizá no sea una cuestión de estrechez mental, sino que a ellos les interesa que nosotras nos quedemos en nuestro rinconcito femenino y no les toquemos la épica belicista, que es cosa de hombres :P (qué pasa, yo también tengo derecho a mi ración de conspiranoica semanal…) Hay sexismo, sí. También hay otras cosas, pero mejor me las callo que si no esto puede acabar en Troya.




15 comentarios:

  1. Dios mio, estoy flipando en colores que no sabía que existían. ¿EN SERIO? Es increíble que digan ese tipo de arkjdñfiasnefkasd ahora mismo me liaba a cortar cabezas. Hasta los medios... dios, mi cerebro está en shock xD esto le quita las ganas de escribir a cualquiera.
    Increíble que hayas pasado por situaciones así, seguro que no hace falta que te lo diga, pero tú la cabeza bien alta y el pecho (sin cota de malla 5 tallas más pequeña) erguido.

    ResponderEliminar
  2. El personal, por lo general, es muy estrecho de miras y se fija demasiado en esas cosas. Lo importante es que la historia esté bien escrita, no que quien la haya escrito sea hombre o mujer.

    ¡Besos!

    PD: Si hay que descabezar a alguien hazlo lo más épico posible, creo que te lo mereces por aguantar tanta gilipollez junta.

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno que tiene es que los hombres que sí se animan a leer mis novelas acaban encantados xD así que imagino que poco a poco la cosa se irá diluyendo. Pero vamos, la cuestión es que parece que las mujeres tenemos que demostrar que podemos, es decir, que ya a priori "no me va a gustar" y luego ya si eso veremos. It sucks ÒÓ

    ResponderEliminar
  4. A mí me gustan mucho los libros de fantasía escrito por mujeres, que son para chicas? pues no creo. Menciono a la grandísima Robin Hobb que escribe unos libros que telita con ellos... lo mejor es no fijarse en si quien escribe es hombre o mujer, que así posiblemente nos llevemos muchas sorpresas.

    Entiendo que yo no debería leer a Tolkien, Eddings, Martin, Pratchett... porque son hombres y sus libros están dedicados al género masculino (y protagonizados por hombres, además)... ay cuanta mente atrapada en el tiempo

    ResponderEliminar
  5. de esto también tienen mucha culpa todas esas conferencias y eventos "con nombre de mujer" o "la literatura/cómic/cine/lo que sea y la mujer". Es discriminatorio tanto para el hombre como para la mujer que se marquen siempre esas diferencias. No somos ni mejores ni peores, hay que valorar a la persona como personas. Hablemos de literatura, de cine, de cómic y de cualquier tema creativo sin tener en cuenta el género de quien lo haya hecho.

    ResponderEliminar
  6. Hay mucho cavernícola suelto aún(mis respetos a los auténticos hombres de las cavernas) que con ese tiempo de pensamiento (verbalizado o no) demuestran que no saben leer y no por analfabetismo (que en cierto grado lo son). Parece que aún las mujeres tenéis que seguir demostrando mucho más que los hombres y eso es algo que aún no entiendo en los años que vivimos. Porque hay cierto sector de la juventud que es más cavernícola aún que sus predecesores. Flipo.
    Y luego lo que me chirría es encontrar editoriales que publican sólo para un público femenino...No sé pero a mi eso me molesta. Creo que eso genera más cavernícolas.

    ResponderEliminar
  7. De todos modos, lo del chaval que le quita a la novia el libro de las manos es un poco más tirando a machismo y autoritarismo que otra cosa. Que el chaval no le quiera comprar el libro o que él mismo no lo lea, allá él, pero que le quite el libro a ella de la mano cuando le interesa, me huele a adoctrinamiento machista y del feo... cuando digo del feo, digo del denunciable, que no es un menor o una persona que no puede decidir por sí misma.

    En fin, que te doy la razón en casi todo. Es un tema que depende en el fondo de las sensibilidades de cada uno, y admitamos que esas sensibilidades son muy variables. Hay quien le parece todo guay y hay quien por el hecho de que un hombre o una mujer haga algo mal piensa... sexismo!!!!! Los puntos medios son difíciles de encontrar... porque todos creemos que nosotros somos el punto medio de coherencia... así nos va.

    Un día, si tenemos ocasión de hablar en algún certamen, jornada o lo que sea, te comentaré una curiosidad que tengo acerca de tus personajes masculinos, por lo que he leído hasta ahora solo en El sueño de los muertos. Y cuidado, que digo una curiosidad, una sensación, en absoluto una reconvención, ni crítica siquiera (que podría ser muy libre). Considero sinceramente que construyes bien los personajes masculinos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Cuando coincidamos ya me dirás qué "curiosidad" es ésa xD xD xD (tengo miedo :P) =D

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que se merece simple y llanamente una patada en la boca. El... es decir, la criatura de la feria del libro y los de las originalísimas (¿en serio? ¿"se la chupa al jefe"? ¿No tenían siquiera algo un poco menos manido?) muestras de envidia por "La elegida..." son claros ejemplos.

    Por lo demás, creo que también hay que tener en cuenta que aquí en España somos todavía muy paletos con eso de la fantasía. Que parece que Louise Cooper, Ursula K. Le Guin, Margaret Weiss (esta última es la cara bonita del dúo, el que escribe y tiene talento es Hickman, claro, vox populi u____u) y compañía no son nadie. Y lo de los personajes masculinos y demás..., esas son solo las preguntas absurdas que hacen los periodistas que no tienen ni idea del tema del que hablan, pero eso seguro que pasaría también a un hombre que escribiera una novela protagonizada por una mujer.

    Pero está claro que sí, entre impresentables, ignorantes y paletos, te has encontrado unos cuantos cafres por ahí... Esperemos que no sea así siempre.

    ResponderEliminar
  10. Estoy casi de acuerdo con todo lo que has mencionado en el artículo, salvo en un punto. Para escribir sobre un supervillano siempre hay que tener un plan para dominar el mundo. Es más, tener un plan secreto para dominar el mundo, o varios en su defecto, siempre está bien como recurso de emergencia. Nunca se sabe cuando uno va a tener que salir a conquistar y más vale estar prevenido.

    Aclarado este pequeño detalle :P sólo quería aportar mi granito de arena a un tema tan hablado.

    Cuando leí a Robin Hobb lo hice sin siquera plantearme si era un hombre o una mujer (era un autor/a totalmente desconocido para mí) y es una de las sagas que más me ha gustado del mundo de la fantasia.

    ¿Es realmente importante quién escriba que?
    ¿Es un criterio de elección?

    Si realmente alguién escoge un libro por su autor/a en lugar de por la historia que nos cuenta es que algo anda mal. Sería como escoger que coche nos compramos en función de si el ingeniero que lo ha diseñado es hombre o mujer?

    -Ah ¿que este supervólido con tropecientos caballos, llantas de aluminio y todos los extras por sólo 1.000€ lo ha diseñado una mujer? Entones me llevo el otro, el caro y malo que seguro que lo ha diseñado un hombre. (Luego sufro el mencionado episodio de mononeuronalismo crónico agravado con un episodio agudo de encefalogramia plana y estupidez supina).

    Sin embargo es normal este comportamiento, parece que al igual que en muchas otras facetas de la vida sigue siéndolo. ¿Es inteligente o práctico que sea así?. NO, EN ABSOLUTO. Es la mayor estupidez con la que alguien puede toparse, desmentida una y otra vez sin parar. Y cada vez que alguién se pone tonto con el tema salen miles de ejemplos del dia a dia (no hay que rebuscar, están ahí) para desmentirlo.

    La pregunta que cabe plantearse es ¿Porque seguimos así? ¿Nadie se da cuenta que este camino no lleva a ninguna parte?
    ¿Nadie quiere darse cuenta? ¿A quién beneficia que esto sea así? ¿Realmente beneficia a alguien?

    Y lo más importante ya para acabar con una sonrisa antes de prenderle fuego a algo cercano, ¿Habeis visto mis planes para dominar el mundo? Tenía un par de ideas muy buenas que quiero poner en práctica este finde :P

    Hasta pronto,

    ResponderEliminar
  11. Cuando lees muchas novelas del género, realmente sí parece escrito con los genitales de cada uno. Parecen las aventuras onanistas del gary stu o mary sue del/de la autor/a y bine que lo sabes XD. Hay que enseñar que la calidad es la calidad y que te pude gustar un libro malo, pero que sepas reconocerlo. Hay portadas que tiran más de espalda que otra cosa, seguramente las tuyas, si en vez de una consabida chica, hubiera cualquier otra cosa (no necesariamente el tío mazado), muchos creerían que ya es fantasía masculina para ellos. Muchas veces hemos hablado de esto y muchas más tendremos que hacerlo, porque somos pocas autoras las que tratamos de ayudarnos y muchos más autores/as en general qeu tratan de hacer tropezar a cualquiera :P. XA-LFDM

    ResponderEliminar
  12. Mi comentario, para quien duda de vosotras, son tres palabras:

    Jirel de Joiry.

    ResponderEliminar
  13. Hola

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. Ya sabes que dijeron que a Tolkien sólo le leían matemáticos varones aficionados a los acertijos, o algo así. Y tus anécdotas me preocupan, por algo que te contaré después.

    De todos modos, el sexismo no siempre va en contra de las escritoras de fantasía épica. En la wikipedia en español: http://es.wikipedia.org/wiki/Fantas%C3%ADa_%C3%A9pica#Subg.C3.A9neros (si no se ve bien el link, busca "fantasía épica" en la wikipedia en español) se lee la siguiente perla:

    "Alta fantasía: Historias de gran calidad literaria, donde la ambientación, la crítica velada al mundo real y la profundidad psicológica de personajes y sociedades priman por encima del personaje individual, héroe o villano, y son, en realidad, la base del argumento. No están exentas, en ocasiones, de principios morales o filosóficos. Ese subgénero se asocia, especialmente, a la mayor profundidad creada con la entrada de escritoras y personajes femeninos en él."

    O sea, la "alta fantasía" las historias "de gran calidad literaria" empezaron cuando las mujeres empezaron a escribir fantasía épica y a poner personajes femeninos. Hasta entonces, el género era una "bazofia". Chorrada sobre chorrada.

    Después de la "perla", te comento lo que me preocupa. Como siempre dices, muchas veces escribes las historias que te gustaría haber leído. Siempre he sido un lector voraz de fantasía épica y estoy harto de leer historias muy buenas cuyo fallo es que los personajes femeninos son, por sistema, débiles y estúpidos. Es cierto que en una ambientación medieval, la realidad es que las mujeres tenían menos relevancia social, pero eso no significa que tengan que ser débiles y estúpidas y se pasen la novela metiendo la pata. Tampoco hay que caer en lo contrario, en pintarlas como dechados de bondad e inteligencia, porque se convierten en "Mary Sues". Y tampoco, necesariamente, para que un personaje femenino (o masculino, ya puestos) sea valiente hay que ponerle un espadón en las manos, o empeñarnos en que sea "valiente como un hombre", porque una mujer sólo puede ser "valiente como una mujer" y una mujer valiente no está "masculinizada", porque el coraje no entiende de sexos.

    Pues bien, mi "problema" es que me ha dado por analizar los sexos de mis personajes, a raíz de tu artículo, ¡y los femeninos ganan por goleada! ¿Quiere decir esto que si, dentro de 20 años, me publican "La Innominada" y ven tanto personaje femenino, me dirán que escribo "sólo para chicas"? Tendría delito siendo un hombre interesado en escribir la fantasía épica que me habría gustado leer. El protagonista es un hombre, cierto, pero todos los secundarios de importancia son mujeres. Los secundarios masculinos tienen muchas menos páginas que los femeninos e incluso, el protagonista acaba perdiendo protagonismo en favor de una chica... Incluso, llegué al extremo de escribir muchas cosas protagonizadas por mujeres, y todo ello a pesar de que no soy nada sospechoso de sufrir dolores de ovario (porque no tengo esas cosas). Hay algo que no funciona aquí... yo debería idear sólo personajes masculinos y tú sólo femeninos, porque como el sexo del escritor determina todo de lo que es capaz... (je je je).

    No pongo tantas mujeres por ninguna razón en concreto. En el fondo, me daría igual. Cuando se me ocurre alguien que deba cumplir algún papel en la historia, les pongo el sexo que me apetece en cada momento. Si da igual.

    Pues nada, muy buen artículo.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  14. Las escritoras de fantasía son todas sentimentaloides, escriben romanticismo y sus historias de fantasía son novelas rosas disimuladas. Ya. Por eso Ursula K. Leguin, J.K.Rowling y Trudi Canavan tienen taaaanto romanticismo y senitementalismo en sus novelas. Seguro.

    ResponderEliminar
  15. Así que eso es lo que me espera si me decido a publicar mi trabajo. Ya ni mencionar si llega a tener éxito. El panorama desanima a cualquiera, he de decir.

    ResponderEliminar