Sígueme

Twitter Facebook Pinterest Youtube G+ Tumblr LinkedIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

martes, 25 de junio de 2013

Olé, olé y olé O_____O

Hoy voy a meterme en camisas de once varas. O, lo que viene siendo lo mismo, voy a escribir este post a sabiendas de que me la voy a cargar, se me va a echar encima media humanidad y parte del extranjero y probablemente de aquí a dos segundos haya varios insultos más que curiosones en la página de “moderación de comentarios” de este blog (sí, qué pasa, tengo moderación de comentarios, aunque en realidad los admito todos excepto los que insultan, que eso de insultar tiene muy poquito glamour) y otros varios insultos aún más curiosones repartidos por el ello worldwidewébico. Pero es que llega un momento en el que una necesita saltar por alguna parte, y para qué demonios tengo yo este blog si no me sirve para desahogarme de vez en cuando, aunque con ello acabe consiguiendo que mi nombre se convierta en sinónimo de traición aberrante y ofensas a la generalidad y demás milongas.

Veréis, la cosa (no el superhéroe de la Marvel sino “la cosa”, así, en general, y en literario en particular) ya venía siendo sangrante desde hace mucho, pero es que no sé qué demonios ha pasado hoy que se ha puesto de un surrealista nivel casi casi febril. Hoy, en menos de una horilla, me he encontrado en ‘por ahí’ tres ejemplos tres de la ganadería del Morro Máximo: tres ejemplos tres de gente que no sólo le echa un papo de metro y medio, sino que es que encima es maleducada y, además, bastante tontita (sí, tontita, por no decir imbécil del culo). Para empezar, mi queridísimo compañero de editorial y no obstante amigote Carlos Sisí se ha encontrado con esto en su twitter así a primera hora de la mañana:

Yupi, como quería leerlo pues fui y lo descargué de grati y encima te lo enseño pa que veas cómo te he robao de bien =)

Para seguir, una persona humana a la que no conozco directamente pero con la que comparto amigos en Facebook ha colgado esto (imagino que no necesita explicación tampoco):

Qué pasa, usé tu ilustración para vender discos y camisetas y tazas y merchandising porque estaba en internet, y además no tienes pruebas de que sea tuya, ñe ñe ñe ñe

Y para terminar, yo misma me he encontrado con esta obra de arte internética en el muro de la página de mi primera novela, La Elegida de la Muerte (Öiyya) (para verla ampliada, abrís la imagen y le dais al botón derecho > abrir en otra pestaña > zoom):

W-T-F O_____O

(Edición post-mortem: en este preciso momento acabo de encontrarme un mensaje privado en un foro en el que cierta persona me dice que "ha visto que he escrito una novela" y que "le ha entrado curiosidad y que dónde puede descargarla para leerla". Ver para creer. En serio, queréis que yo hoy entre en mode berserker y salga a la calle con la puta motosierra de Hello Kitty, confesadlo ÒÓ)

Es que esto ya clama al cielo. Vaya, que una cosa es que te zosquen en un encuentro literario en público «A una amiga le han cerrado un blog de difusión gratuita de la cultura literaria, ¿qué opinas?», y otra cosa ya es añadir el insulto a la afrenta (aparte de que eso de “difusión gratuita de la cultura literaria” es un eufemismo como una sequoya). Mandarle al autor una foto de cómo te descargas su libro. O peor, pedírselo directamente ‘de gratis’ y encabronarse cuando no te lo da y decir que no vale un pimiento como escritor porque no quiere darte gratis su libro, pero qué se ha creído este escritor, ¿que voy a pagar por su novela? hasta ahí podíamos llegar, que dé gracias si me la leo. Ay ay ay, Señor, Señor, si es que van como locos. O como tontos. O como gilipollas del culo.


Y ahora, al turrón (o lo que viene siendo “a echarse muchos enemigos”, que total todavía me queda sitio para unos poquitos más :P), y a aprovechar para meterme en un charco de la profundidad del Pacífico y decir cuál es mi opinión acerca de la piratería, que ya estoy tardando. ¿Qué es lo que yo, Virginia Pérez de la Puente, opino del asunto? Pues que es complicado, que diría Facebook. Pero voy a ver si lo simplifico, y no voy a meterme en leyes, porcentajes, anchos de banda, penas impuestas ni demás etcéteras, porque 1-no soy experta y 2-tampoco lo pretendo.

¿Estoy yo en contra de la piratería? Sí, y no. No voy a ser tan hipócrita de decir que jamás me he descargado una peli o una serie, porque no me creería ni la madre que me parió. Estoy de acuerdo en que los precios son, en determinados casos, abusivos. No estoy de acuerdo con que se cobre un canon A TODO EL MUNDO por la posibilidad de que alguien “adquiera” sin pagar un producto cultural o de ocio. Pero tampoco puedo estar de acuerdo con los que propugnan el “todo gratis” escudándose en que la cultura es un bien que debería ser accesible a todos. ¿No creo que deba serlo? Por supuestísimo que sí. Pero no os olvidéis de que la cultura NO SE HACE SOLA. Hay alguien que empuña el martillo y el cincel. Hay alguien que rueda la película, alguien que maneja la cámara, alguien que interpreta al personaje. Hay alguien que, y de esto sé un rato largo, se deja las horas, el cerebro, las pestañas, la espalda y el trasero delante de un teclado para crear ese libro, para crear esa cultura. ¿Todo gratis? ¿Es cultura, no debo pagar por ella? ¿Y quien la hace no debe cobrar por hacerla? Vamos a dejarnos de hostias: lo del “amor al arte”, y perdonadme que sea así de brusca, me lo paso yo por el forro de los ovarios. AMO MI TRABAJO. Adoro escribir. Me apasiona. No soy feliz si no lo hago. PERO ES UN TRABAJO. Y el que opine lo contrario, que se pase ocho horas diarias delante de un ordenador luchando con su propia mente y con su propio cuerpo para escribir una historia, y luego venga y me lo cuente.


¿Que alguien que pasa ocho horas dándole a la tecla para escribir informes de contabilidad sí debe cobrarlos, pero alguien que pasa esas mismas horas dándole a la tecla para escribir una novela no? ¿POR QUÉ? “Es cultura, tiene que ser gratuita”. En ese caso, que la cultura la haga alguien que no tenga que comer, ni que pagar facturas, ni que mantener a una familia. Porque los artistas, los culturetas, los que hacemos estas cosas que se denominan “cultura” por denominarlas de alguna forma, también somos humanos, y comemos y dormimos igual que todos los demás, a ver qué nos hemos creído, que como nuestro espíritu ya tiene suficiente alimento con la creación de nuestras obras ya no necesitamos meternos en el cuerpo más nutrientes, o algo así, ¿no?

¿La cultura tiene que ser gratuita porque es arte? También es un negocio. Si se hace cultura, metámonos eso en la cabezota, es porque da dinero. En el caso de las productoras, discográficas o editoriales, porque hacen negocio; en el caso de los curritos de esas empresas, entre los que POR SUPUESTO están el autor y el actor, porque hay que ganarse la vida. Que nadie le discute el sueldo a la cajera del Zara, y que yo sepa Zara no es una ONG precisamente. Y a nadie se le pasa por la cabeza exigir gratis ese vestido de lentejuelas tan reprecioso del Zara, por mucho que sea una obra de arte textil. Pero dejemos la industria por un lado y centrémonos en el que cose el vestido, o en este caso en el que escribe la novela, que es de lo que sé un poquito (no mucho, un poco na más).
Partiendo de que esto de hacer cultura también es un trabajo, el trabajo tiene que ser remunerado, o sintiéndolo muchísimo nadie hará ese trabajo, porque todo el mundo tiene que cubrir sus necesidades (y, de momento, las necesidades se cubren con dinero. Qué mundo más prosaico). Un albañil que construye una casa cobra por hacerla. Un escritor que escribe una novela, también. Igual que un actor que interpreta una peli o una obra de teatro. Igual que un barrendero que limpia las calles. Igual que ese señor que nos trae las cartas y las deposita amablemente en el buzón, o que ese otro que nos sirve las manzanas verdes a 1’50 el kilo. ¿Te parece muy caro un libro, los precios no son competitivos, es que es una vergüenza que te cobren veinte pavos por un tocho de seiscientas páginas que te va a durar dos-tres semanas? Perfecto, no lo compres. Pero que sepas que eso no significa que bajártelo gratis esté justificado: el hecho de que un producto te parezca caro no implica que tengas permiso para pillarlo en El Corte Inglés y salir corriendo. Y tampoco el hecho de que las leyes al respecto sean patéticas: ya he dicho que no estoy en absoluto de acuerdo ni con los cánones varios ni con las cuotas varias ni con la leche en bote variada, pero al final, como siempre, el que acaba pagando la “protesta social contra (inserte injusticia aquí)” no es el que ha cometido la injusticia sino el que está debajo. Hablando en plata, el que se jode porque una editorial o discográfica o productora ponga un precio elevado o porque un Gobierno legisle con la parte baja del coxis es el autor que ha empleado su tiempo, su esfuerzo, su imaginación y su ilusión en escribir esa novela que te estás bajando “de grati” para protestar (sic.) y, de paso, para no pagarla. Que todos somos muy cucos y si para protestar hay que pagar no protesta ni San Dios Bendito, pero si para protestar hay que pillar cosas gratis, entonces protesta hasta el lucero del alba.

Hay una cuestión que también ha suscitado bastantes justificaciones entre los “cultura gratis” y con la que incluso puedo estar de acuerdo: la piratería también sirve de promoción. Un autor pirateado obtiene una difusión que su obra, quizá, no habría conseguido por el “método tradicional”. Y en determinados ámbitos, y entre determinados consumidores, el hecho de que alguien te piratee o consiga tu obra pirateada no significa que no te la vaya a comprar “por lo legal”. Hasta ahí, de acuerdo. Pero, por desgracia, son los menos. Y no me miréis con esa cara de ultraje, que aquí ninguno estamos libres de pecado. Nos conocemos, y si algo lo puedes pillar gratis lo pillas gratis y mucho tienes que amar al autor para, después de pillar su obra gratis, coger y apoquinar veinte o treinta o cuarenta pavazos en la caja de la FNAC, con lo cara que está la vida. ¿Promoción? Sí. ¿Se conoce más el nombre del autor, la gente lo lee más, la gente lo comenta más, se le llenan los oídos de flores y elogios que alimentan su espíritu? Sí. Pero lo que viene siendo tener más ventas (y por tanto más ingresos), pues como que no. A menos que seas Neil Gaiman y tu adorabilidad sea capaz de conseguir que cualquiera que pone el ojo sobre uno de tus libros se vea compelido a adquirirlo con independencia de si lo ha leído ya o no.

¿Entonces…? Un autor hace un trabajo, y por tanto cobra por hacer ese trabajo. ¿Prefieres pillarlo gratis? Tú mismo. Ahora, ten en cuenta una cosa: si ese autor no vende, no seguirá poniendo a tu disposición más novelas (la editorial no confiará en él y no publicará más obras suyas, y él tendrá que dejar de escribir para buscar otro trabajo en el que sus ocho horas sí se consideren dignas de recibir una remuneración). Es probable que a Stephen King o a George R. R. Martin no les suponga una diferencia perceptible que dos millones de personas descarguen su obra sin pagarla, pero para casi la totalidad de los autores el hecho de que los lectores no compren sus obras implica la imposibilidad de seguir escribiendo. Si no queréis pensar que a esa persona le ha costado un trabajo escribir esa obra y que ese trabajo merece una remuneración, como todos los trabajos, entonces pensadlo desde un punto de vista egoísta (me gusta este autor, por eso leo sus obras y quiero seguir leyendo más cosas suyas): tenéis que saber que el hecho de descargar una novela sin pasar por caja puede llevar a que ya no podáis leer más novelas de ese autor.

Creo que todo el que hace un trabajo merece que le paguen justamente por él. Protesto y me encabrono cuando se bajan los salarios, cuando se restan derechos sociales, cuando se ofrecen miserias por curros de sol a sol. Por eso me siento engañada cuando alguien me dice que le han cerrado el blog de “difusión gratuita de obras literarias” y que qué malos somos todos los autores que no queremos que nuestras novelas estén a disposición de todo el que quiera leerlas así, by the face. Yo me dejo los cuernos escribiendo mis historias. Si a alguien no le gustan, entiendo que no quiera comprarlas: pero si alguien quiere leerlas, entended que yo quiera que las pague. A mí no se me ocurre decirle al de Telepizza que me dé la pizza que ya después si me gusta se la pago y tal si me pilla con ganas. Tampoco se me ocurre decirle que no se la pago pero que la he disfrutado mogollón y que le juro que pasará a la posteridad como el mejor hacedor de pizzas de la historia reciente de nuestro país, y que ya con esa fama póstuma debe sentirse más que pagado. Ni me planteo decirle que tiene que dármela gratis porque tengo derecho a ella, porque la industria gastronómica en connivencia con el Estado ha creado un negocio lucrativo y se está haciendo de oro a costa de cobrar las pizzas a precios abusivos y porque libertad, justicia, igualdad y pizzas gratis para todos.

Sí, yo también he descargado cosas alguna vez. Y no estoy precisamente orgullosa de ello. Pero al menos no intento justificarme diciendo que lo hice porque la cultura debe ser gratuita, o que el artista no es un trabajador, o que la culpa es del Gobierno que las viste como putas, o que la industria ha establecido un negocio y está compuesta de chorizos y por eso no me sale de los huevos pagar, o que el problema es que los artistas son unos vendidos que no miran más que por la pela y que deberían sentirse avergonzados por querer cobrar por lo que hacen, cuando sólo con el reconocimiento de la posteridad ya deberían sentirse más que pagados. Al menos, sé que lo que hago cuando me bajo una peli o una serie no está bien hecho. Al menos no tengo los santos cojones de ir a decirle al autor que me he descargado su obra, o de ir a PEDIRLE que ÉL me descargue su obra y me la mande o me mande el link donde puede pillarla gratis by the patilla. Al menos, sé que si quiero que una serie continúe, o que un novelista termine una saga, o que una peli reciba el reconocimiento que creo que merece y se hagan más pelis del mismo palo, tengo que comprar esa serie, ese libro o esa peli. Nadie vive del aire, y es el dinero que yo pago por ese DVD o por ese epub o por esa edición rústica el que hace posible que esas novelas, series o pelis se sigan haciendo, el que paga el salario de los que se lo han currado por hacerlas. Si no se paga por ella, no puede haber cultura. Porque la cultura la hace alguien, y ese alguien se lo ha trabajado para hacerla. Habrá muchas cosas mejorables en el entramado industria cultural-legislación-creador, pero lo que está claro es que aquí todo el que trabaja tiene que recibir un pago justo por su trabajo, y no es justo que se pretenda que alguien trabaje gratis sólo porque otro quiere un producto gratis. Y si luego resulta que no se hacen pelis decentes, que las series son bazofia pura, que sólo se oye reggeton del cutre y que no hay un puto libro medio bueno que llevarse a los ojos, entonces la culpa será de todos menos de los que hemos decidido no pagar por esas pelis, series, libros o discos buenos. Pues claro que sí.

Y ahora, con vuestro permiso, voy a huir del país.

20 comentarios:

  1. No huyas del país que no has dicho nada malo, hermosa. Tan solo verdades como templos, le duelan a quien le duelan. ;)

    +1

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la literatura, compro libros en ebook, libros físicos, de la biblioteca sacaré 4 libros cada vez que voy (uso mi carnet, y el de mi hermana) vamos... que me encanta leer. Y debo confesar sin embargo, que también he descargado libros. Por precio desorbitado, por haber gastado ese mes ya más de 100 euros y no poder pagar todo lo que leo sin ingresar nada, por estar agotado en libro físico y no existir ebook para comprar... por lo que sea. Creo que por un lado facilita dar a conocer una obra (en algunos casos) allí estaba yo por el año nirecuerdo cuando me pasaron Juego de tronos y dije, jopelines me gusta :O y ahora gracias a ese archivo tengo en mi librería particular los 5 tomos en edición de lujo que mis más de 200 euros de inversión me han costado.

    Vamos que al igual que veo mis series británicas vía internet (y así he podido conocer muchas más cosas) también he hecho lo mismo con los libros. Y si me gustan termino comprándolos.

    Para mí el descaro es pedirle directamente a la autora dónde puede descargarselo (?) y que encima si la autora como es normal le diga que lo compre, te diga que a su país no llegan libros en español (?) cuando gracias a odín la globalización hace posible que existan empresas tan guays que llevan libros a todos lados.

    Hace meses en un perfil de facebook unas chiquillas estaban en estado de pánico porque habían cerrado el grupo donde tenían libros para descargarse. Llevaban semanas sin leer y les iba a dar algo! no me creo que no tengan acceso a ninguna biblioteca donde conseguir libros. Vale, quizás no las novedades (a mi pueblo llegan 50 libros nuevos cada dos años)... pero libros tienen que tener disponibles si o si... vamos que una cosa para mí es bajarte algún libro y otra cosa es bajarte TODO de internet cuidando muy poco al sector que tanto te gusta.

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy totalmente a favor de la piratería, y sería muy hipócrita si lo negara, porque es raro que vea una película o serie que no haya bajado de Internet. Con los libros la cosa cambia, pero admito que la única razón es que me gusta leer en papel. Si me gustara leer en el ebook, probablemente me daría también a la piratería en la mayoría de ocasiones.

    Comprendo, no obstante, que para los que intentáis vivir de estas industrias, la piratería es una putada de proporciones descomunales, y de verdad que lo lamento. No voy a soltar toda clase de argumentos del tipo "la cultura debería ser libre y no un negocio", porque sí, es muy bonito, pero también una utopía, y hay que ser realistas. Y me voy a ahorrar también otros argumentos más pragmáticos, como que la industria de la cultura todavía no se ha enterado de que en este país la gente cada vez es más pobre, y que siempre nos han cobrado de más como a tontos, y ahora con la crisis, la situación apenas ha mejorado. Me lo ahorro porque creo que es algo que todos sabemos ya, y tampoco te sirve de nada a ti, que no eres la que marca los precios, y sí la más perjudicada por la piratería. El único libro tuyo que he leído (La elegida...) lo compré, pero en otro mundo en el que tuviera un lector digital y me gustara leer en ese formato, probablemente lo habría descargado, así que solo puedo decirte que lo lamento sinceramente, y que ojalá la piratería no repercuta demasiado negativamente en tu carrera como escritora. Pero comprender, comprendo a los que descargan libros de Internet, y de ninguna manera censuraría su comportamiento, aunque sí reconozco que lo que para unos es buenos, a otros os complica mucho las cosas.

    Sin embargo, los casos que pones aquí no son piratería, son cara dura y falta de educación. El tipo que se descargó el libro de Sisí, bien por él si quería leerlo y consideraba que el precio era abusivo y no estaba dispuesto (o su economía no le permitía) pagarlo. Pero hacer una mención al autor y poner esa foto es una auténtica falta de respeto. Es reírse en su cara, decirle que le importa un comino las consecuencias negativas que pueda tener para él que se piratee su libro. Y eso, descargues o no libros de internet, es una bajeza enorme. Una cosa es putear involuntariamente a un autor al descargar su libro en lugar de comprarlo, y otra disfrutar puteándole. Por ahí sí que no, señores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, los casos que pones aquí no son piratería, son cara dura y falta de educación. El tipo que se descargó el libro de Sisí, bien por él si quería leerlo y consideraba que el precio era abusivo y no estaba dispuesto (o su economía no le permitía) pagarlo. Pero hacer una mención al autor y poner esa foto es una auténtica falta de respeto.


      Totalmente de acuerdo con esto.

      Eliminar
  4. No estás defendiendo la piratería. Estás diciendo que la practicas, no que sea buena ;) Y mira, tonta sería si dijera que NOOOOOH MALOOOOOO CAAACAAAAA YA NO TE AJUUUNTO, porque todo el mundo lo hace y eso lo sabemos. Pero una cosa es hacerlo, y otra decir que lo que haces está bien, que es lo correcto, que es lo que hay que hacer, intentar justificar lo injustificable y ENCIMA ponerse estupendo con el autor, burlarse de él en su cara o cabrearse porque no te da su libro gratis. Eso me parece ya demencial, vamos.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy del tipo: si te gusta algo, lo compras. Suelo seguir esa máxima, con la tontería de la piratería me he ahorrado dinero leyendo, viendo, escuchando... y muchos ando que con mi presupuesto no podría hacerlo :P. No todos los usuarios están de acuerdo en hacer esto, lo cual me parece mal, dado que tenemos que mantener la cultura. Sé que muchos autores están en contra de las descargas de cualquier clase, lo cual me parece legítimo.

    Lo que no me queda claro es ¿dónde me descargo tu mano?

    ResponderEliminar
  6. Mi mano no está a disposición del público :P la necesito para dar leches a mano vuelta...

    ResponderEliminar
  7. El punto G de este debate es exactamente dónde comienza la piratería nociva desde la piratería "más o menos" inocua.
    No se puede comparar la piratería musical y sí, todos nos hemos bajado música, con la piratería literaria. Los músicos de toda la vida viven de conciertos, de chous, del directo. Eso no se puede piratear. No, no se puede. Un vídeo grabado de "strangis" no transmite el ambiente de un concierto. Para un músico, el directo es su pan, y los discos son su distribución, la publicidad, etc. Muchos grupos valoran precisamente la piratería como forma de llegar a oídos a los que no habrían llegado con su distribución habitual. Sin embargo, un escritor no puede hacer un directo de su obra. Nadie va a pagar una entrada por... por... no sé, por leer la obra en un espacio público. En ese sentido, mientras que la piratería musical fastidia a los grandes músicos que, total, ya están forrados, mal que se quejen y que...ejem...no siempre tributan luego en su país...ejem...la piratería literaria fastidia al escritor medio y al emergente, porque la gente no está dispuesta, efectivamente, a gastarse 15 euros por algo que no sabe cómo será...

    Aparte de eso, qué sé yo. Son los mundos que nos han tocado. Las editoriales tienen mucho que ver en esto, y no se puede obviar el problema rollo: si no miro, no está ahí. Hay que adaptarse al nuevo mercado y plantar cara con ofertas y propuestas cabales que permitan que la industria del papel o del bit, pero del bit escrito, se estabilice y salga con bien. Lo primero, claro, es tratar bien al escritor. Es su obra. Él/ella/ello hace posible esa magia.

    Pero vamos, que en internet pululan las especies más peregrinas. Siempre se encuentra uno a alguien que le hace dudar de la sabiduría de la Naturaleza al crear a la humanidad...

    ResponderEliminar
  8. Yo me descargo libros. Ale, ya lo he dicho. Sí, me descargo libros. Los tengo ahí todos en mi kindle para que si un día de estos me harto de mi vida y digo: hoy paro, pueda abrir el kindle y leerme 4 páginas mal contadas. Ahí están Sapkowsky, Martin, Sanderson, Pratchett y algunos más que no recuerdo. Y cada mes la lista de "libros a adquirir" se va agrandando y las fechas se van alejando más y más en el tiempo porque mi tiempo para leer, lamentablemente, escasea, y como le diga a mi madre "me he comprao estos 10 libros que me leeré dentro de 5 años" me echa de mi casa con la estantería a cuestas. Pero bien sabe mi estantería que está llena de Martins, Pratchetts y demases, que tarde o temprano le caerán Sapkowskys y Sandersons y Abercrombies y más vale que los aguante porque si no me compro otra. Sí, me descargo libros. Y tengo mucha intención de comprarlos en algún momento de mi vida, seguramente cuando tengan la etiqueta del 10% de descuento (y hablo del papel porque meterme con el formato electrónico es un berenjenal de aupa). Los escritores no viven del aire, y yo tampoco. 2€ al final es pasta. Aquí cada uno tiene sus necesidades, sus presupuestos, su vida y sus problemas.

    Cada uno se descarga lo que le sale del mismísimo por los motivos que quiera, pero hay que ser consecuentes. Bien, lo que se dice bien, no está. Y lo que no se puede hacer es ir como esta gente con todo el careto del mundo a restregárselo a su autor por la cara y encima me enfado si te pones chulo. Ya podrían habérselo dicho a Calatrava con su Palau Reina Sofía, tanto que lo llaman arte. Pero no, ahí soltaron los millonacos del proyecto y los extras porque sí. Y como quieras entrar gratis te voy a recordar en qué se está recortando por haberse gastado ese dinero y no recuperarlo. Pues en estas cosas igual. Si vas a descargarte un libro porque te sale de las narices, no lo saques a la luz, porque como ese autor no pueda publicar más por falta de ventas te voy a cantar el Aquarius de Rafael hasta que te sangren los oídos. Y luego no vayas quejándote, porque te lo has buscado.

    En resumen, muy de acuerdo con lo que has dicho, Ni. Es normal que quieras cobrar, muy defendible. Y es posible que muchos no puedan pagarlo, y es comprensible. Pero lo que no se puede permitir es la falta de respeto y consideración hacia el que se lo ha estado trabajando. Que luego los que se descargan las cosas sin ninguna excusa ni intención de pagar por ellas son los que hacen colas para pillar el nuevo Iphone.

    ResponderEliminar
  9. China Miéville dijo en una ocasión que, a la pregunta de unos acólitos...esto...fans indios sobre dónde comprar sus libros, porque en la India estaba chungo, él les dijo: bajadlos de un dominio de descarga gratis...y, si en el futuro, tenéis dinero, sería genial que los comprarais, porque necesito pagar el alquiler.

    No se puede ser más sincero y más majo. Esto es así, y es lo que todo proceso de transacción comercial exige: respeto, confianza, flexibilidad. Pero igualmente, si yo te doy algo, un bien tangible, es esperable que yo sea retribuido. Si ahora el otro no puede pagar, ok, pero que se acuerde cuando pueda, porque si no, la excusa de...es que, verás, se diluye. Afortunadamente, la conciencia humana nos permite hacer unas cabriolas estupendas a la hora de contar los hechos.

    Yo soy un poco más duro, no me parece que sea comprensible alguien que se lo baje cuando no lo puede pagar. ¿Ateniendo a qué derecho? ¿Por el mismo por el que es pecata minuta robar un regaliz que no necesitas para vivir pero es grave robar un ferrari que tampoco necesitas para vivir? Yo entiendo los robos por necesidad, pero habiendo bibliotecas, sinceramente... creo que es estirar mucho las cosas. La de libros que me he leído yo en bibliotecas. Y cuidado, que lo digo desde la inmoralidad aberrante de haberme pagado música cuando podía haberla pagado!!!! DAMNATION!!!! ¿Y por qué lo hice? Porque el precio del disco me parecía excesivo (lo era) y porque había dos canciones buenas de doce. Cuando hubo ocasión de pagar por canción, ya lo hice. Cuando bajaron los precios de los discos, los compré.

    Es un tema interesante que, repito, no debemos ignorar, porque nos guste o no, es el presente, no ya el futuro, el presente. Esto está ocurriendo y hay que establecer mecanismos seguros para que la transacción comercial pueda darse con bien para todas las partes, porque si no, el escritor dejará de escribir y el lector dejará de leer, y terminará por robar un ferrari, el pobrecito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ays, han salido las bibliotecas... qué majas ellas. Las grandes, digo. Las que tienen de todo. Las de pueblo, con 40m2 y da gracias, pueden tener a Pérez Reverte de cabo a rabo. A Sanderson, por ejemplo... lo dudo bastante. Dejé de ir a la biblioteca cuando los libros que había allí y que me gustaban se limitaban a Matilde Asensi, Rowling y Laura Gallego. Como te salieras del best-seller, tenías que irte fuera. No es una excusa ni estoy justificando la piratería, que cada uno lo tome como quiera, pero a mí me sale más barato soltar los 20€ de un libro de 300 páginas en tapa blanda (que los hay) que ir buscando por la provincia hasta encontrar una biblioteca en condiciones que no sea la regional, la cual está a 80 km de mi casa, 40 para allá, 40 para acá.

      Me encantaría tener una biblioteca decente más cerca, pero algunos no tenemos esa opción =/

      Eliminar
    2. Te entiendo, y tal y como están las cosas, estas islas de sabiduría lo tienen cada vez más difícil para mantenerse (las bibliotecas, quiero decir). Aún así, remito a Miéville, si no se puede comprar, que se descargue para mí es una opción, pero si en el futuro se puede comprar... es una muestra de respeto hacia el autor. Leer es muy importante para el desarrollo de un individuo, pero volvemos al principio de todo, es un negocio que sólo puede mantenerse si el autor es retribuido. Quien lo vea como que debería ser gratuito, que escriba al gobierno pidiendo que se establezcan exámenes para el puesto público de "escritor estatal", y que les paguemos con nuestros impuestos... otra coas, no se me ocurre. Ah, sí, que el autor esté forrado por otras vías y pueda vivir desahogadamente. Pero no sé yo si ésa es buena opción. No sé...

      Eliminar
    3. Piratería es todo, no solo descargar literatura. hay muchas series que son buenísimas y son canceladas en la primera temporada, porqué? porque no las ve ni dios y todos las bajamos de internet. Tampoco todos los músicos viven de sus conciertos porque hay muchos que no hacen conciertos (y están en su derecho, al igual que estoy yo de no pagar por su disco 30 euros cuando puedo escucharlo gratis por spotify).

      las descargas y en general, internet a mí me han hecho descubrir a muchos autores que desconocía, y estoy segura que a vosotros autores, os han ayudado también a difundir vuestra obra. Cuando un libro me ha gustado (La sombra del viendo, por ejmplo, me lo prestó una enfermera a la que tuve la fortuna o no, de conocer cuando me tiré yendo a pincharme 2 meses seguidos todas las semanas, me gustó, y lo compré, los juegos del hambre, las cronicas de belgarath, canción de hielo y fuego... libros que conocí por aquí, que comencé a leer por aquí, y luego compré... sin internet no hubiera conocido a ninguno, vale, a juego de tronos ahora si porque con la serie ha sido un boom). No creo que sea mala, depende del uso que se le de. Hay maravillosas páginas webs que funcionan como videoclubs para ver las series mediante pago (al igual que spotify) y de esta forma no son ilegales, pero ¿quiénes las usan? ;)

      Eliminar
  10. Vamos a ver, TODOS, o la inmensa mayoría nos hemos descargado o descargamos cosas. Yo tampoco estoy a favor, al igual que no estoy a favor de otras cosas como colarse en el metro pero las hago por una simple razón: es mi forma de manifestarme. Los libros siempre los compro o los cojo de la biblioteca, porque en la mayoría de ocasiones considero que el precio es justo (20 euros por un libro que puede haber tardado muchos meses en escribirse me parece una ganga, la verdad).

    Sin embargo, otros formatos como las películas o las series me las descargo. ¿Que está bien? No, no voy a decir eso, al igual que no está bien colarse en el metro. ¿Que por qué lo hago? Porque 1. Me parece que le precio es abusivo, 2. No quiero tener que esperar un año para tenerlo, o 3. No quiero recorrer todo Internet para encontrarlo. Ejemplo de lo primero es el precio del cine (9.20 +3D, Digital, Surraun, Hiflix y cosas raras); no me da la gana gastar más en una tarde que en el resto de la semana para ver una película una vez y con anuncios; forma de manifestarme: hacer daño donde a las empresas les duele, en la billetera. El tema de la espera es bastante sangrante: series y películas que tardan meses y años en estrenarse en España. Si yo quiero verlo ahora, quiero verlo ahora, no dentro de tres meses cuando todo Internet sepa lo que pasa: afortunadamente se está solucionando. Lo tercero: miro en iTunes (no lo tienen), miro en Amazon (no lo envían), miro en la web de la productora de turno (tampoco lo envían).

    Sé que detrás de cualquier obra hay un trabajo. Pero mientras me sea más fácil descargarlo o considere que el precio es excesivo no pienso pagarlo. Ya lo dijo Dotcom: "How to stop piracy: 1 Create great stuff 2 Make it easy to buy 3 Same day worldwide release 4 Fair price 5 Works on any device".

    PD: Y aunque me lo baje, no me voy a la web de la HBO, de la CBS o de Universal Pictures a decirles "Eh, que me digáis un link para piratearlo." Porque me parece una falta de respeto contra los que lo crean y porque me parece una estupidez como una casa.

    PD2: Te has dejado un argumento típico: "Los grandes venden tanto que les da igual uno menos y los pequeños no cobran nada así que les da igual."

    PD3: ¡Mucho ánimo, Ninotchka!

    ResponderEliminar
  11. Luego hay veces que no tienen ni excusa. Los de Random House Mondadori preguntaron a los autores de Fantascy qué querían para el libro electrónico, y tras consultar a los autores, sacaron todas las novedades al mismo tiempo en electrónico que en papel a ¡4,95 euros! Mira... entiendo que para un salario mínimo de 621 euros, 20 euros por un libro es mucho, pero ¿4,95? A mí no me jodas, para 4,95 tiene casi todo el mundo... no voy a decir que todo el mundo, porque habrá quien no, pero muchísima gente sí tiene ese dinero. 4,95 por una novedad editorial que ha pasado por edición y corrección, con su buena maquetación y su formato adecuado, está más que bien de precio. A mí ya que no me cuelen la excusa del dinero... En concreto, el sello Fantascy está mucho más rentable en electrónico que en papel (porque los 20 eurazos del papel merecían una edición en tapa dura, y sin embargo han soltado una rústica bastante delicadita y blandengue). Así que...

    Lo que pasa es que en este país la gente deja que le roben los políticos a espuertas y luego compensan "robando" ellos, consiguiendo cosas gratis, que así se sienten más inteligentes. Esto se retroalimenta, y así estamos como estamos... En fin, mucha suerte, que te hará falta.

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre comparo lo de las descargas gratuitas con las consultas gratis a los profesionales. Técnicamente no les "roban" nada tangible, pero sí les quitan su tiempo, su derecho a la remuneración por el conocimiento compartido y la simpatía por el público. Una falta de respeto total.

    ResponderEliminar
  13. Hola

    Una parte importante de mi trabajo es la programación, y la actitud hacia el que programa es la misma que hacia el que escribe. A mí me piden desarrollos que llevan meses "baratos, baratos" con la amenaza de que en Internet se bajan gratis un programa que hace casi todo lo que ellos piden. Conclusión: que si sigo programando es por subsistir, y que la hora de trabajo de programación puede que la cobre a un euro, mucho menos del SMI. Este es el futuro que les espera a los escritores. Las editoriales pequeñas van cerrando y los nuevos emprendedores dirán: ¿para qué voy a montar una editorial, si me van a piratear todos los libros que saque?

    ¿A quién beneficia esta situación? A las multinacionales, como siempre. Muchos de estos "piratas" dicen que lo hacen para luchar contra el capitalismo y lo están reforzando. Una multinacional tiene muchas vías para explotar una obra literaria; un autor o una pequeña editorial sólo una: vender el libro

    La consecuencia de esto la veremos en los próximos años: reducción del número de publicaciones y homogeneización de las que salgan. Pasa con el cine. ¿Quién se va a arriesgar a sacar una película independiente si la gente se la va a descargar gratis por Internet? Mejor ahorra en creatividad (así no pagas a guionistas ni escritores), invierte en publicidad, llega a acuerdos con otras multinacionales (puedes hacerlo, eres una de ellas) y, por ejemplo, haz que con la entrada de cine la Coca Cola te regale un gorro si te bebes una en la sala de cine, y así sobrevives.

    Y es que el problema es que vemos muy bien lo de bajarnos gratis algo en lo que muchas personas han arriesgado tiempo y dinero, pero... ¡ay cuando nos tocan nuestros sagrados sueldos! Voy a versionar las propuestas de Dotcom. Paul se limita a citarle, y la crítica va contra Dotcom, no contra Paul Stark. "¿Cómo conseguir trabajo? 1 Sé un trabajador muy eficiente y brillante (o sea, gástate tu buen dinero en carreras, másters, cursos, prácticas no remuneradas, etc...), 2 Sé muy fácil de contratar (o sea, acepta todas las condiciones que te imponga el empresario, aunque sean abusivas), 3 (Imposible de versionar) 4 Cobra un salario justo (donde "justo" significa lo que el empresario quiera pagarte; si no te da para comer, es tu problema: el salario justo es el que el empresario quiera pagarte) 5 Trabaja en cualquier cosa que te propongan (aunque pienses que para ese puesto no te habría hecho falta pasarte media vida siendo el trabajador más brillante del mundo)."

    Supongo que mi versión aplicada a los asalariados ya no es tan atractiva. Diréis que no es lo mismo, que los trabajadores tienen derechos. Sí, no lo niego: menos los que programan esas aplicaciones que se baja la gente gratis en Internet, y esos escritores, maquetadores y correctores que publican los libros que la gente se piratea, todo el mundo tiene derecho a un salario que le permita vivir. Ya veo.

    Porque esa es otra. Los "nuevos modelos de negocio" dicen que no hay que cobrar por el contenido que generes, sino por servicios adicionales. El papel, por ejemplo, se considera un servicio que hay que pagar, pero lo que va impreso, eso no, eso debe ser gratis. No vendas una buena trama, una edición cuidada, no, vive de vender papel, que es lo que tiene valor. Apliquemos el principio a los profesores. No se nos vaya a ocurrir pagarle a un profesor por el mero hecho de dar clases. No, por favor. Que el profesor cobre por llevar a los alumnos al colegio (nada de autobuses escolares), por venderles y llevarles los libros, por cocinarles la comida en el comedor... Que gane el profesor dinero por esos "servicios adicionales", pero nunca por prepararse sus clases e impartirlas, no, que los "nuevos modelos de negocio" están cambiando la forma de comercializar los productos y servicios. De esa manera, los profesores se verán más motivados a mejorar su manera de impartir clases, porque ya no tienen que contar con intermediarios (conductores de autobús, cocineros...). Ya.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  14. Tienes toda la razón. Yo nunca me he descargado libros (de hecho, no me los descargaría ni pagándolos en formato e-book porque odio leer en una pantalla). Tampoco me he descargado CD's, porque si me gusta un artista lo apoyo comprando su disco (sí que me he bajado, en cambio, canciones sueltas, cuando me gusta la canción pero no el disco entero). Eso sí, antes de comprarlo lo escucho en Youtube para saber si me gusta. En cuanto al cine, sólo me bajo películas que a) no pude ver en el cine y no me interesan tanto como para verlas más de una vez, o b) ya compré en su momento, hace años, en VHS, y no me da la gana de volverlas a comprar en DVD a no ser que los Extras lo merezcan.
    Todo esto viene a decir que yo intento predicar con el ejemplo, porque aunque considero que los precios son excesivos, también considero que el autor no puede pagar los platos rotos por ello. ¿La cultura debe ser gratuita? Por supuesto, estoy a favor, siempre que en ese caso el Estado subvencione a los artistas y les pague un sueldo como funcionarios, para que puedan comer y pagar las facturas y la hipoteca y el colegio de sus hijos y todas esas cosas tan divertidas. Desgraciadamente, hasta donde sé el Gobierno no subvenciona a los escritores (a los directores de cine seguro, sobre todo si hacen películas sobre la guerra civil, pero a los escritores ni de coña, no sea que hagan pensar a la gente). De modo que, o el escritor cobra por su trabajo, o tiene que dejar de ser escritor para poder trabajar en alguna otra cosa de la que sí saque dinero. Me parece algo tan de cajón que no sé cómo es posible que haya gente que te lo discuta. Y que tenga, encima, la cara dura de preguntarte a la cara que si le regalas su libro.
    Luego todos nos quejamos de que las editoriales van a lo comercial y no publican a autores españoles, mucho menos si son noveles. Pero todos los que se descargan los libros en lugar de comprarlos contribuyen a que esta situación persista e incluso se agrave. Yo misma estoy intentando buscar editorial para mi novela y te juro que me estoy planteando buscar a alguien que me la traduzca al inglés para moverla por el mercado anglosajón con un seudónimo, porque publicar en España lo veo cada vez más chungo. Entre la crisis que hay, que hace que las editoriales se arriesguen poco con nosotros los nuevos, y que si te publican y no vendes dejan de publicarte por muy bien que escribas y por muchas descargas que tengas... pues apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, creo que llego tarde para decir nada nuevo pero me voy a sumar al amén por lo que ha comentado Estelwen. Y voy a añadir que no se piratearía tanta música o película si los precios fuesen lógicos. Pero claro como todos tienen que llevarse su pedazo de la gran tarta. Lo de los libros lo veo desde los dos puntos de vista, como autor y como lector. Cuando veo un libro que cuesta alrededor de los 30 euros, no lo compro por mucho que lo desee. A no ser que sea una edición de lujo con filigranas en oro, pero tampoco me lo descargo por la cara para leerlo. Todo el mundo se merece su reconocimiento por su trabajo. Y en especial aquí que hay tanta calidad literaria en un país de crisis y mucho sobre.

    Jo, y no iba a decir nada. :-P

    ResponderEliminar