Sígueme

Twitter Facebook Pinterest Youtube G+ Tumblr LinkedIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

lunes, 25 de marzo de 2013

De la Puente

Actualizo con una chorrada (más que nada porque los temas molones y gordos requieren tiempo, y ahora mismo ando escasita xD) pero que para mí es importante: se trata ni más ni menos que de mi apellido.

Hasta hace tres años, lo único que me importaba de mi apellido eran las discusiones que tenía con mi (afortunadamente ex) jefe sobre si era compuesto o simple. Me explico: en mi DNI pone "Virginia Pérez Puente" (ya llegaré al porqué dentro de un momento), yo trabajaba por aquel entonces en la radio presentando un programa diario y algunas cosillas más, y mi (afortunadamente ex) jefe se empeñó en grabar todas mis caretas de entrada y obligar a mis compañeros a que me dieran paso con un simple "Virginia Pérez", porque, decía, la política de la empresa era "un apellido por persona" y lo mío (Pérez Puente) no era compuesto, de modo que me tocaba ser Pérez a secas. Entendedme bien, no tengo nada en contra de mi honesto y españolísimo Pérez, pero como señal de identidad no vale gran cosa (anda que no somos xD).

De cualquier forma, quien manda manda y yo me pasé mis añitos en la radio siendo "Virginia Pérez" sin más. Cuando Ediciones B y yo firmamos el contrato de publicación de La Elegida de la Muerte (Öiyya), yo aproveché para firmar la novela con mi nombre completo por primera vez en mi vida, y pasé de ser "Virginia Pérez" a ser "Virginia Pérez de la Puente", y qué felicidad el día que vi la portada en la que ese nombre resaltaba con letras amarillas. Sí, es una chorrada, pero después de tantos años de ser "Pérez" para todo el público emeritense, extremeño y, cuando tocaba, español, volver a ser yo fue algo así como muy genial xD

Y aquí fue donde yo me encontré el problema. Que no es un problema, en realidad, pero siendo como soy una mujer que se ha reencontrado hace poco con su nombre, pues a veces me pone triste que el pobre sufra tantas manipulaciones, cambios, tirones, trueques de letras y demás correcciones a vuelapluma, sobre todo teniendo en cuenta que el nombrecito de marras sale en letras gordas en amarillo ya no en una sino en dos portadas de dos libros tochos =( Y yo que pensaba que aquel funcionario cachondo que cambió el nombre de mi familia materna era un caso único de incultura, y que nadie más iba a cometer el mismo error...

Os explico la cosa, y por qué en mi DNI pone "Virginia Pérez Puente" cuando yo me llamo Virginia Pérez de la Puente. Hace décadas, mi abuelo materno fue a hacerse el carnete de identidad. Y el funcionario que le tocó en suerte decidió de forma unilateral que "Benito de la Puente" no podía ser, que "puente" era masculino de toda la vida del Dios Verdadero y que "Benito Puente" era un nombre mucho más digno para los tiempos que corrían. De ahí que todos los miembros de mi familia por parte de madre (excepto mi primo Guillermo, que se encontró con otro funcionario cachondo en el sentido opuesto) seamos "Puente" oficialmente, aunque nuestro apellido lleve un "de la" que nos han quitao de mala manera. Y diréis: pues tenía razón aquel funcionario, "puente" es masculino, a santo de qué viene llamarlo como si fuera una hembra, hombreyapordios. Bueno, pues no xD el puente, antaño, allá por los alláes, era femenino. Es decir, en los tiempos de mucho antes se decía "Hemos quedao en la puente para retozar" o "El alcalde no quiere que reconstruyamos la puente que se llevó la riada" o "Si cruzas por esa puente llegas al camino de Valdepardillo de los Encinares". Cosas del castellano antiguo, yo no tuve nada que ver y todo eso. Y todavía hoy tratar "puente" como una palabra femenina es correcto, y si no fijaos en lo que dice nuestra amada RAE:

puente.(Del lat. pons, pontis).
1. m. Construcción de piedra, ladrillo, madera, hierro, hormigón, etc., que se construye y forma sobre los ríos, fosos y otros sitios, para poder pasarlos. Era u. t. c. f.Dialectalmente, u. c. f.


La clave está en esos "u.t.c.f." y "u.c.f.", que significan, textualmente, "usado también como femenino". Useasé, que la palabra puente se utilizaba como femenino y dialectalmente se sigue usando de esa forma. De modo que el funcionario cachondo de mi abuelo cometió un error de bulto, y nos cambió el apellido porque le salió de los mismísimos sin darse cuenta de que sólo estaba demostrando su incultura.

Que esto no tendría que ir más allá de una anécdota si no fuera porque, desde que empecé a publicar y mi nombre comenzó a sonar por ahí perdido, he leído y oído variaciones de lo más curioso: Virginia Pérez de la Fuente, Virginia Pérez del Puente, Virginia de la Fuente... Y digo yo, ¿es tan difícil leer el nombre que sale en la portada de la novela y escribirlo igual? Que no es para tanto, cosas más raras se han visto que un apellido cuyo género suena extraño, hay apellidos que no significan nada y yo no me meto con ellos, ¿por qué os metéis con mi pobre y defenestrada puentecita, que no os ha hecho nada? T____T

6 comentarios:

  1. Lo cierto es que cuando leí "El sueño de los muertos" me pareció un apellido de lo más curioso, pero que iba a decir yo, muchas anécdotas graciosas y menos graciosas me han pasado por culpa de mi apellido con doble sentido, que no voy a decir puesto que no viene al caso. Pero el problema que le veo al tuyo no es que sea raro, que lo es, es que encima de ser inusual es largo y por eso te lo acortan, es mi humilde opinión ^^.

    ResponderEliminar
  2. Es largo, pero no iba a hacerle a mi padre el feo de quitarme su apellido... :P

    ResponderEliminar
  3. Un barrio de Bilbao antiguamente se llamaba "Allende la Puente", así que sí, es correcto ;)

    ResponderEliminar
  4. Indagando entre blogs, descubro esta entrada con una historia sobre mi apellido, pero yo todo junto: Lapuente jejeje. de diferentes ramas del mismo apellido.

    ResponderEliminar
  5. =) Pues seguro que somos primos lejanísimos o algo xD xD xD Bienvenido ;)

    ResponderEliminar