Sígueme

Tw Fak Pint Yobe G+ Tumblr LinIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

sábado, 14 de julio de 2012

Tigres, tigres, leones, leones...

Rompiendo una vez más mi consigna de "nada de política", voy a aprovechar para hacer una reflexión de buena mañana, una reflexión que acabo de colgar en mi Facebook y que no me resisto a poner también aquí, que para eso tengo este espacio.

Un buen compañero, mejor escritor y no obstante buena persona, Alejandrø Castrøguer, comentaba hace un rato que cualquier día de éstos alguien se va a pasar, va a morir una persona y entonces se va a liar. Y se va a liar en forma de guerra.

Yo estoy de acuerdo. Pero tengo un temor muy grande, y no sólo por el hecho de que una guerra sea lo peor que le puede pasar a cualquier país y a sus habitantes: ¿os habéis dado cuenta de que a pesar de todas las explicaciones, de todas las consignas, de todas las reflexiones, muchos siguen insistiendo en que esto es una protesta socialista contra el PP? ¿Os habéis dado cuenta de que no hay manera de conseguir que gran parte de los habitantes de este país comprendan que ya no se trata de una lucha entre los votantes de uno y otro partido, que esto es algo global, que esto es "el pueblo" contra "la clase política" en general? ¿Os habéis dado cuenta de que ellos, los partidos políticos, los medios de comunicación a su servicio, están haciendo lo imposible por que esa imagen de división en dos, de azules contra rojos, de rivalidad PP contra PSOE extendida en las calles, siga siendo lo que se ve y se oye? ¿Os dais cuenta de que su estrategia es continuar insistiendo en "son ellos" "somos nosotros" y buscar la división del país en dos?

Es una estrategia viejísima. Divide y vencerás. El pueblo no es el pueblo: es “simpatizantes del PP” y “simpatizantes del PSOE”. Y si algún día ocurre eso que pronosticábamos, alguien se pasa y alguien muere y estalla una guerra, somos tan estúpidos que probablemente volverá a ser la guerra del “azules contra rojos”, nos daremos de hostias contra el vecino que es “de los otros”, en vez de enfrentarnos con quien realmente debemos enfrentarnos, que es contra los dirigentes.

Ayer mismo hubo una manifestación en Madrid que fue de Génova a Ferraz y después al Congreso y a Sol. Bien, pues la gente ya empezó a dividirse por haber ido a Ferraz. Que por qué a Ferraz, si el que gobernaba era el PP. Que si eso era una estrategia del PP para echar balones fuera, que si es que así se notaba que las protestas estaban orquestadas por el PSOE porque siempre iban a donde el PP y cuando se iba a Ferraz no iba nadie, etc etc etc. Cuando a mí me parece de lo más lógico protestar en ambas sedes, porque nos han jodido la vida LOS DOS. Y algún otro partido menos mayoritario.

Cuando conoces mucha gente culta e inteligente y con la cabeza bien amueblada y, con horror, les ves insistir en que esto del 15-M son los socialistas encubiertos intentando arrebatarle el país al pobre Rajoy y hundirlo de nuevo en la mierda, no puedes evitar preguntarte hasta qué nivel de empanada mental podemos llegar, y cuándo ese lavado de cerebro generalizado llegará hasta el punto en que la gente cogerá un fusil y se liará a tiros con el que le señalen sin plantearse la imbecilidad de sus actos.

Ojalá me equivoque. Ojalá jamás lleguemos a ese extremo: yo no viví la Guerra Civil, pero todos hemos visto y oído lo suficiente como para saber el horror que vivieron nuestros padres y abuelos. Y gran parte de ese horror se debió al hecho de que quienes luchaban, quienes se mataban, eran vecinos contra vecinos, amigos contra amigos, hermanos contra hermanos. No cometamos el mismo error. No luchemos la guerra que quieren nuestros gobernantes: es una guerra falsa, mentirosa y obscena. Nosotros no somos sus soldados, no somos su carne de cañón, no somos los soldaditos a los que envían a morir por SUS intereses mientras ellos nos observan desde lo alto, no somos los despojos que matarán a los de enfrente para que, al finalizar, ellos sigan teniendo toda su riqueza, todo su poder y, lo que es más importante, su VIDA, y nosotros hayamos vuelto a derramar nuestra sangre por hacerles el juego.

España no es “los rojos y los azules”. España es “los oprimidos y los dirigentes”. Si hay que darle una patada en el culo a alguien, que sea a ellos: yo no pienso levantar una mano contra mi vecino, sean cuales sean sus ideas políticas. Porque el que me está jodiendo la vida no es mi vecino: es el político, tanto el que viste de azul como el que viste de rojo.


Edición post-mortem: y entre tanto pensamiento, palabra, obra y omisión, resulta que mi cerebro ha omitido lo más evidente de todo... que hoy es 14 de julio, aniversario de la Toma de la Bastilla. Sí, allá por 1789, Francia, yatusabeh. Pues eso.

Nota al margen: aprovechando, le pongo banda sonora al tema con el final de uno de los musicales más impresionantes que he tenido en gusto de ver en mi vida. Y que pega, qué demoños ;)

1 comentario:

  1. Una reflexión, desde mi punto de vista, muy acertada. Con sólo oir hablar de guerra se me ponen los pelos de punta.

    Ya somos muchos los que nos damos cuenta de las artimañas de la casta y de su manipulación, pero va a ser una dura tarea hacerlo ver al resto.

    ResponderEliminar