Sígueme

Tw Fak Pint Yobe G+ Tumblr LinIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

domingo, 19 de junio de 2011

Fantasía = Caca

Hace poco menos de un año una persona muy cercana a mí, tanto que es una de las escasísimas personas en este mundo que SÉ a ciencia cierta que me quiere de una forma absoluta y fervorosamente incondicional (es mi madre, ¿vale? xD) me dijo, mientras cerraba mi libro por la última página: “¡Oye, Nini, qué bien escribes! —Nótese el tono de sorpresa de aquélla a quien, al contrario de lo que se pudiera pensar, el orgullo materno impidió atreverse siquiera a imaginar que su niñita pudiera haberse convertido en escritora así, sin avisar—. Me ha gustado muchísimo, escribes fenomenal, pero… ¿Cuándo vas a escribir literatura de verdad?”

Sí, bien, es un tema que no es ninguna novedad. Se ha tratado en infinidad de ocasiones, con mayor o menor acierto. Se ha hablado de él en foros de todo tipo: de literatura fantástica, de cine/tele fantástico, de literatura general, de fútbol, de porno, de política e incluso de historia del período prehelénico. Y es curioso, porque siempre que se trata el tema parece haber dos bandos: los que insisten en que Fantasía = Caca, y luego los que se estrellan contra la pared de ese axioma una y otra vez, con argumentos más o menos acertados, tratando de hacer ver al “otro bando” que eso no es cierto ni muchísimo menos y topando a cada momento con la cerrazón de quienes desechan esos argumentos al grito más o menos sardónico de “tú qué sabrás, si te gusta la fantasía, que es caca”.

¿Me he posicionado con demasiada claridad? Seh, bueno, soy lectora de fantasía desde hace veinticinco años y escritora de fantasía desde hace unos seis, así que supongo que era de esperar. Sin embargo, voy a poner una pequeña muestra (en la que no he participado ni tan siquiera para poner un comentario, de modo que no está “contaminada” por mi zarpaza) para que veáis a qué me refiero. En este caso se trata de una (por llamarla de alguna manera) crítica a la serie de HBO “Juego de Tronos”, basada, como todos sabéis, en mi idolatrada “Canción de Hielo y Fuego” de mi no menos idolatrado George R. R. Martin.

El hecho de que el debate gire en torno precisamente a Canción es meramente circunstancial. Ese mismo debate, con exactamente los mismos argumentos por una y otra parte, lo he visto en cientos y cientos de sitios, ahora de Internet, antaño en la calle, en el cole o la universidad, en mi casa o en la casa del vecino, en el parque o en las cartas de la SuperPop. Y supongo que antes de que yo supiera leer ya habría gente tirándose los trastos a la cabeza por un quítame aquí esta fantasía = caca, no me toques las palmas que me conozco.

Para empezar, el ser humano tiene la puñetera mala costumbre de prejuzgar. No me preguntéis por qué, pero se nos da de lujo eso de desechar cosas simplemente porque nos da por ahí, e intentar hacerlo, encima, sin que se note que lo hacemos desde el más absoluto desconocimiento. Todos lo hemos hecho alguna vez: desde negarnos a probar una comida por pura cabezonería alegando que “no nos gusta”, hasta denigrar (por ejemplo) a los gatitos porque alguien una vez nos dijo que eran seres ariscos e independientes y nunca nos hemos parado a comprobar si es cierto. Si alguno de vosotros tiene gato, convendrá conmigo en que lo de “ariscos, independientes, malignos y convenidos bichejos” es una soplapollez de la altura de una sequoya y el grosor de un baobab. Pues exactamente lo mismo ocurre con nuestros gustos en otro tipo de materias.

Yo puedo entender perfectamente que a alguien no le guste la fantasía, del mismo modo que a mí no me gustan las películas de terror/gore/miedopsicológico y a un alérgico los gatos le dan eso mismo. Sin embargo, no puedo entender este eterno debate (por llamarlo de alguna manera) que, puesto que llevo eones viviéndolo y encima me toca bastante de cerca, me da bastante más por saco que otras discusiones que, por otra parte, al menos tienen entre sus dos bandos a gente que utiliza argumentos válidos. Ciertos o no, confundidos o no, asumibles o no, pero válidos. Los argumentos utilizados para atacar a la fantasía y, por ende, a los lectores de fantasía (y a sus creadores, supongo, entre los que me cuento) no me parecen válidos en absoluto.

Ahora es cuando alguno de los que no gusten precisamente del género me dirá: “Joder, qué vas a decir tú, si estás en el otro bando”. Bien, vamos a analizar un poquitito de qué va la vaina antes de decidir si mi afirmación al decir que los argumentos empleados por los “anti-fantásticos” no son legítimos es puramente subjetiva.

He oído y leído argumentos de todo pelaje y condición, pero los que más se repiten son, curiosamente, los siguientes: la fantasía es un género para niños o personas inmaduras, la fantasía es mala literatura per se, los que leen fantasía rayan el analfabetismo funcional y se convierten en fanáticos intransigentes, sociópatas y psicópatas en potencia (claro ejemplo es el de los jugadores de rol), no son capaces de salir de su infancia y enfrentarse al mundo real, la fantasía es una válvula de escape para aquéllos que, con su complejo de Peter Pan a cuestas, viven en su burbuja porque no son lo suficientemente maduros para salir de detrás de esa armadura e introducirse en el mundo adulto.

Yeeeeeaaaaaah. Y no se os olviden los planes para Dominar el Mundo. Cualquier friki que se precie quiere Dominar el Mundo. Va en nuestra naturaleza sociópata-psicopática de entes inmaduros, incultos, fanáticos y abducidos por la lobotomía literaria de un género que sólo logra destruir las conexiones que unen nuestros lóbulos cerebrales. Seh.

En serio, ¿son argumentos válidos? Quizá alguno de los que estáis leyendo esta entrada piense que sí. Que la fantasía es un género menor, no apto para personas normales de más de dieciséis años, cuya escasa calidad es tan evidente que duele en los ojos. Una vez más, puedo intentar ofreceros los argumentos que muchos de los amantes de la fantasía han empleado, y seguirán empleando por los siglos de los siglos. Una vez más, si no estáis dispuestos a darme siquiera el beneficio de la duda me estrellaré contra la pared del “caca”. En vuestras manos está, abrir la mente para decidir si dicha infraliteratura puede merecer una oportunidad o no.

Creo, para empezar, que el error está en la base. Y la base no es otra que considerar la fantasía (como género literario, cinematográfico, de comic, juego, etc) como un todo. Es como la clasificación de “Narrativa general”: ¿Qué entra dentro de esa narrativa general? Por su nombre, todo. O, por el contrario, todo lo que no sea específico, es decir, nada xD xD (salvo quizá algún que otro manual de literatura que incluya absolutamente todos los géneros, absolutamente todos los autores, absolutamente toda la historia de la literatura universal. Creo que no existe). Y, sin embargo, mucha gente se reconoce amante de la “narrativa actual”. Pues si narrativa actual es todo lo que se está escribiendo en esta época… ¿Te gusta todo? ¿Todo, todo, todo? ¿Entonces por qué me dices “No, no me gusta la fantasía, yo es que leo narrativa actual”? Pues si la fantasía entra dentro de esa clasificación… la que se está escribiendo en esta época, al menos.

Ya lo he dicho en alguna que otra ocasión, pero no está de más repetirlo por si alguno todavía no se ha dado cuenta. La fantasía NO es un género. La fantasía es un elemento. Un recurso. Del mismo modo que un escritor puede emplear el romance, el sexo, la violencia, la investigación (realizada por sus personajes), la muerte, la perversión, la corrupción policial, yo qué sé, el drama de la soledad del individuo, puede emplear recursos fantásticos. Y eso no hará que su libro vaya única y exclusivamente de fantasía, del mismo modo que el hecho de que un autor plasme una escena de violencia no hará que su libro vaya única y exclusivamente de violencia. La fantasía, como cualquier otro recurso, se emplea para aderezar la obra, como el romance o la muerte o un escenario histórico. Y los aderezos, como todo, se usan a gusto del que cocina.

¿Qué significa esto? Pues que, como en toooooda la literatura, hay tantos géneros como autores, no uno solo. La fantasía es un elemento, no un todo. Uno, como autor, puede elegir hacer con ella lo que quiera (del mismo modo que un autor puede emplear el romance para escribir una novela empalagosa con una relación como tema central y poco más a su alrededor, o una novela de aventuras en la que el romance sea un capítulo más, o una novela en la que el romance sirva de clave para narrar una historia de asesinatos crueles y viles y la correspondiente investigación policial). Hace dos añitos, el mismo George R. R. Martin al que hacía referencia al inicio nos contó una anécdota en Gijón que creo que resume bastante bien a qué me refiero. Decía que un día unos amigos y él habían pedido una pizza, y que entre los ingredientes la pizza llevaba unas pocas anchoas. Fue la primera vez en su vida que probó las anchoas, y le gustaron tantísimo que, semanas después, un día que estaba solo, decidió pedir otra pizza, exclusivamente de anchoas. Y le resultó incomible. La fantasía, ese recurso, ese elemento, era para él como las anchoas: un poquito le daba a la pizza un sabor extraordinario, pero si toda la pizza era de anchoas (de fantasía) no había quien se la comiese.

Martin escribe novelas con algún que otro componente fantástico. Otros escriben novelas con más o con menos, en nuestro mundo o en un mundo que se han inventado ellos, utilizando el elemento fantástico como quien pone anchoas en la pizza de su libro, a su gusto. Y el lector, el que se come la pizza, puede elegir si le gusta con más o menos anchoas, con un pequeñísimo toque casi imperceptible o con una doble capa de pececillos marrones.

Así que decir “No me gusta la fantasía” es como decir “no me gusta la carne”. Amoavé: puede no gustarte el cerdo, pero seguro que por el contrario te encanta la ternera; puedes aborrecer la carne de oveja pero comerte el pollo como si no hubiera un mañana; puede que no te guste la carne estofada pero salives como el perrito de Paulov al olor de un buen asado. Puede no gustarte la carne de hígado pero querer cantar una oda en endecasílabos cada vez que alguien te pone un buen lomo adobado delante; puede que aborrezcas el jamón (gente rara hay en todas partes :P), pero des palmas con las orejas al ver un buen solomillo de los que mugen cuando los pinchas con el tenedor. La única excepción real, los únicos que de verdad no comen carne, son los vegetarianos y similares: y ellos no comen carne por una opción basada —en el 99% de los casos— en una convicción, no en la reacción de las papilas gustativas al sabor de la carne o de la lengua a su textura.

¿Alguien no lee fantasía por una convicción…? Os aseguro que los libros no sufren cuando los abrís. Ni pierden la vida. Muy al contrario, podríamos decir que un libro está muerto hasta que alguien lo abre y lo lee. Quizá alguno pueda pertenecer a ese 1% al que no le gusta la carne de ninguna de las maneras, y no la come porque la aborrece. La carne, entiéndase, es la fantasía. Es posible que haya alguien a quien cualquier elemento inexplicable, ya sea una simplísima serendipia o un muy desarrollado mundo repletito de bichos extraños, le provoque úlceras. Sin embargo, al otro 99% no creo que le importe en absoluto, por ejemplo, que de repente en una historia de aventuras alguien saque un Santo Grial con poderes curativos, o en una historia de venganza y muerte salga un fantasma aleccionando al protagonista para que se cargue a su padrastro, o en una historia de naves espaciales haya una fuerza telequinético-telepática que distingue a un grupo de guerreros de élite, o, sencillamente, en una historia de amor haga su aparición una pócima que mata al que la bebe pero es de efectos temporales. Eso es fantasía… Shakespeare, tíos. Indiana Jones. Star Wars. Bécquer. Zorrilla.

Edición post-mortem: me señalan en Asshai.com varios ejemplos más con autores considerados "serios" que utilizan la fantasía: Homero, las novelas de caballería, Julio Verne, Edgar Allan Poe, la "Historia de Navidad" de Dickens, Asimov. Y, por supuesto, el gran aclamado Premio Nobel de Literatura Gabriel García Marquez y su realismo MÁGICO (todo un "subgénero literario" que se inventó él y que ha tenido cientos de seguidores e imitadores, sobre todo en las tierras allende los mares). Todos ellos figuras reconocidas de la Literatura Universal y de obligado estudio en las instituciones docentes.

Quizá no es que no te guste la carne, sino que no te gusta la carne mal cocinada. En eso, estamos de acuerdo. Pues en el mal llamado “género fantástico” hay libros y autores mediocres, malos, buenos y fabulosos. Como en todas partes, joder. No por tener un componente fantástico un libro es una basura, del mismo modo que no por no tenerlo el libro es una maravilla. ¿Literatura infantiloide? ¿Literatura pobre, con mala prosa, sin estructura, sin un trasfondo interesante, en la que la falta de una historia se suple con razas y monstruos y magia que todo lo arregla a modo de “deus ex machina”? Por-fa-vor. No volvamos al tópico de “todos los catalanes son unos rácanos” o “todos los madrileños son unos chulos” o “todos los andaluces son unos vagos”, ¿einn?

Hay carne para todos los gustos. Del mismo modo, hay fantasía para todos los gustos. ¿Te mola la filosofía y el existencialismo? Léete a Bakker. ¿Te mola la historia medieval? Léete a Martin, o a Bakker, o incluso a Sapkowski, o alguna cosilla de Kay. ¿Te molan las aventuras de buenos muy buenos y malos muy malos? Léete a Tolkien o a Jordan. ¿Te molan las historias de introspección? Léete a Ursula K. LeGuin. ¿Te molan las historias de capa y espada? Pilla a Howard. Si te van las anchoas en grandes cantidades, léete a Rothfuss o al mismo Jordan. Si casi te apetece más algo que te sorprenda, busca algunos de los de Sanderson. ¿Te va la espada y también la ci-fi? No pierdas de vista a Negrete. ¿Prefieres el mundo real con un toquecito de aderezo? Prueba con Eoin Colfer o con Rowling. ¿Eres más de humor un poco irónico con trasfondo más o menos profundo? Pratchett se va a convertir en tu ídolo. ¿Más anchoas pero de las del Cantábrico, de esas buenas, buenas, buenas? Gaiman, Gaiman y Gaiman. ¿Eres un adolescente y te gusta todo eso que muchos denigran, las razas raras, los bichos, los demonios y trasgos y dragones y mazmorras? Feist, o el ciclo de la Puerta de la Muerte de Weis y Hickman.

Hay DE TODO. Y para todos. Y también hay cosas malejas. Muchos de los libros de la franquicia Dragonlance son bastante normalillos; muchos de los de la franquicia Reinos Olvidados, también. Pero el error está en creer que esos libros SON “la fantasía”. No, miarma, la fantasía es el elemento, la fantasía es el ingrediente, y la calidad de uno u otro libro depende del autor, no del elemento. Depende de cómo se las apañe para emplear ese elemento. Depende de si echa una pizquita de sal o medio kilo, depende de si el plato que está preparando exige una pizquita o medio kilo, o ninguna sal en absoluto.

Va en gustos, como todo. Sin embargo, y a pesar de todo eso que he comentado (y de otras muchas cosas que me dejo en el tintero), parece ser que, para muchos, criticar o denigrar la fantasía, a sus lectores y a sus autores es un signo de superioridad intelectual. Es decir, uno puede leer un libro más o menos flojucho con personajes planos y conflicto maniqueo hipotéticamente intelectualoide que incluya denuncias contra la Iglesia y supuestas verdades histórico-religiosas, que como está encuadrado en un género de “narrativa actual” no hay de qué avergonzarse; eso sí, tiene toda la libertad del mundo para arremeter contra la fantasía en pleno, tachándola de “mierda pura”, sencillamente porque sí. E, ignorando conscientemente a todos los que le pasan por delante la profundidad filosófica de libros como “En el principio fue la oscuridad”, la intensidad y crudeza de novelas como “Tormenta de espadas”, la reflexión sobre la condición humana y el conflicto entre razón y fe de “El pensamiento de las mil caras”, la profundidad y evolución de personajes de muchas, muchísimas novelas, la REALIDAD de los conflictos, pasiones, pensamientos, sensaciones, sentimientos, situaciones y escenarios de muchísimas, muchisisisisisisísimas novelas, ese crítico hará un ademán para desecharlos con el infalible argumento de “Fantasía, caca”.

Qué simple es criminalizar un género, ridiculizarlo, quitarle el valor para poder, desde el más absoluto desconocimiento, denigrar a sus amantes con toda la impunidad del mundo. Qué sencillo es considerar que los lectores de fantasía somos memos, y los escritores de fantasía somos autores menores, de segunda categoría, con independencia de la calidad de las obras que escribamos o que leamos. A quién le importa la calidad. Es fantasía. Es caca.

40 comentarios:

  1. Realmente resulta agotador este debate... y resulta más agotador que a estas alturas de la historia de la literatura ciertas personas sigan considerando el genero un fin y no lo que es... un medio. El mismo debate que con la novela negra...

    Felicidades por la entrada, gentil muchacha. Por momentos me ha encendido, y me ha emocionado, y he empatizado y...

    ResponderEliminar
  2. A mí me resulta incluso ridículo que esa misma gente que trata la fantasía de mierda pura luego intente demostrar su intelectualidad siguiendo modas... Hace unos añitos, lo más de lo más era haber leído El Código DaVinci: ahora está de moda denostarlo y ser un intelectual leyendo Millenium. Los mismos que se las daban de cultos por haber leído Los pilares de la tierra, ahora denigran a Ken Follet "porque está de moda hacerlo". Dentro de unos años, será lo más de lo más denostar a Stieg Larsson y haber leído lo que quiera que salga y se ponga en primera fila. Eso sí, lo único que no cambia es que la fantasía es caca. Qué penita.

    Y lo que se pierden, por otra parte =) casi da lástima y todo.

    Muchas gracias, Jorge =)

    ResponderEliminar
  3. pues tanto el Código, como Millenium, como Los pilares... a mí me parecieron malísimas cuando las leí, es decir cuando estaban de moda. Puras bazofias me parecieron... y dudo que dentro de veinte años nadie las recuerde (bueno, los pilares sí, que es longseller...)

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, Ninotchka. Lo suscribo en todo.

    Lo que siempre nos estamos preguntando es ¿por qué? ¿por qué hay gente así, que no se conforma con decir "la fantasía no me gusta", sino que tiene que tirarla por tierra a la menor ocasión?

    Pues yo creo que hay dos causas:

    Primero están algunos intelectuales (aunque más bien la mayoría no pasan de "wanna-be") que están instalados en la dicotomía Alta Cultura / Cultura Popular, y temen que la segunda acabe comiéndose a la primera. Dicho de otro modo, que temen que esos libros de género que están cada vez más presentes en las mesas de novedades de las librerías acaben por arrinconar a los ensayos de su autor favorito, y opinan que los adolescentes que leen a Harry Potter están perdidos para la Alta Literatura y hay que acabar cuanto antes con esta plaga.

    Y por otro lado están los que leen muy poco o incluso nada y tienen un tremendo complejo de inferioridad al ver que hay gente que no solo lee los libros que ellos no pueden o quieren leer, sino que se lo pasa bomba haciéndolo. Y como por lo visto les da rabia que alguien disfruta lo que ellos no disfrutan se justifican diciendo "eso es para niños". Estos no solo se meten con la fantasía u otros géneros populares, por meterse también se meten con lo que leen los "intelectualoides gafapastas". Dicho de otro modo: "yo soy perfecto, y los que no hacen lo que yo, están perdiendo el tiempo".

    Ambos grupos tienen una cosa en común: como no pueden opinar seriamente de lo que no conocen, o conocen superficialmente, van al camino fácil: el recurso al argumento ad-hominem, es decir, que como no pueden criticar a los libros, critican a los lectores, y les llaman frikis, roleros inmaduros y demás. Así son las cosas.

    ResponderEliminar
  5. Pedazo de post. A mi me pasa esto que cuentas por ejemplo con mi pareja.

    Ella es cientifica, y le va el tema lógica. Todo y que ahora ya la he domado y concienciado y ilustrado, ella era fervorosa creyente de que la fantasía era sinonimo de frikis y de cosas aburridas. Lo que ella no sabía era que su saga preferida (Harry Potter) es fantasía, que algunos libros como Momo, són fantasía y que en general, casi CASI todos los autores literarios, tocan la fantasía, en mayor o menor grado.

    La fantasía NO es un género, es una parte de la literatura, como bien dices.

    Repito, GRAN post.

    ResponderEliminar
  6. O el que me repite mucho una ehrmana: "cuando madures, escribirás realismo" y sigo escribiendo fantasía y tan feliz XD.

    Sí, es una válvula de escape, me ayudó a no acabar realmente mal cuando las cosas me fueron fatal. Sí, me chifla cuanta más fantasía mejor, mejor dicho, cuanto más integrado está en la trama, mejor.

    Lo raro es, que en mi casa tenemos unos desniveles absolutos. Todos leemos mucho, pero mis tres hermanas mayores no tocan al fantasái ni con un palo y mis hermanos y mi hermana patri (una harrypotérica de tomo y lomo) somos adictos a la fantasía. Es más, yo soy así de fantasísa, proque todos mis hermanos me metían historias de fantasía sin darse cuenta 8los años 80 se hizo muy buen cine de ese palo, recuerdo de ñaji tragarme mil veces sw).

    Este problema suele ocurrir en los paises hispanohablantes, los que tenemos una cultura mucho menor de fantasía que otros paises 8me refiero de mitología, sí, tenemos cantidad de cuentos de hadas y demás, pero nada comparado con nuestros vecinos europeos o, incluso, los norteamericano no hispanoparlantes). Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  7. ¿Ves, Xa? Pero para ti es una válcula de escape y te gusta cuanta más, mejor, mientras que tus hermanos la degustan de a sorbitos... lo cual no quiere decir que no la degusten. El problema está en ese rechazo a priori de la fantasía "eso no usta, eso caca" cuando resulta que, si te pones a mirar,a ellos les gusta tanto como a nosotros. Pero no lo reconocen como tal, porque para ellos "fantasía = caca".

    Todo esto va en gran medida en lo que dice Anraman en su comentario. La gente es insegura por naturaleza, y cubren sus sentimientos de inferioridad (que todos tenemos, en mayor o menor grado) bien con una pátina de pedantería, bien atacando al primero que se pase por delante, bien defendiéndonos como gato panza arriba ("A mí no me gusta esa mierda!!") cuando resulta que ah, pues... va a ser que ES LO QUE LEES.

    =(

    ResponderEliminar
  8. Completamente de acuerdo contigo, un artículo genial :)

    Soy lectora y aprendiz de escritora de fantasía desde siempre, y nunca he comprendido está denostación hacia esta parte de la literatura por pura incercia, aunque también tengo mi propia teoría: en este país se nos borró la memoria mitológica con la llegada de los tiempos modernos y los escritores "contemporáneos" y todavía no la hemos recuperado, a pesar de que poco a poco se va escribiendo y leyendo más literatura fantástica.

    También le he echado un vistazo al artículo que has enlazado y he alucinado, hablar desde la ignoracia no es recomendable en ningún caso, se ha líado y con razón.

    Es curioso que el autor del blog ponga el grito en el cielo por que hay demasiadas tetas en la serie y que haya dejado de leer en los primeros capítulos porque no aparecía ninguna XD

    En fin...

    Me encantan las anchoas Cantábricas XD (aunque me gusta probar de todo)

    ResponderEliminar
  9. Mis hermanos no la degustan en pequeños sorbos, la degustan según tenga libros apra robar XD (y comics, gran punto). Son mis ehrmanas mayores, bueno, una de ellas, la que me hace ese machaque anti fantasía y no entiendo nunca el porqué, porque le encantan cientos de libros y películas de la temática... bueno, le pasó a no recuerdo quien, que su amdre le dijo que cuando dejara de escribir fantasía, escribiría un libro tan bueno como retrato de dorian gray :P. Xa-LFDM

    PD: luego la fantasía emepzó a tener un componente crítico, todo se necesita

    ResponderEliminar
  10. o.O El retrato de Dorian Gray no es fantasía...? u-u-uh...

    ResponderEliminar
  11. Elewen, no solo en España, en todas partes cuecen habas, aunque es verdad que en España más.

    Creo que se debe a que en nuestro país ciertos popes literarios impulsaron la idea de que la temática por excelencia en España es el realismo, es lo que nos distingue, es lo que hemos aportado a la literatura universal desde el Lazarillo de Tormes y tal y tal... y es lo que hay que cultivar y fomentar pues es nuestra cultura.

    Aunque en honor a la verdad, hay que decir que otros estudiosos discuten bastante esta idea.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, no conozco a nadie que se las dé o se las haya dado de culto por haber leído "El Código Da Vinci" o "Los Pilares de la Tierra". Yo me he leído bastantes novelas de Ken Follet, pero sabiendo lo que me estaba leyendo: un producto de consumo masivo, fácil de digerir y entretenido, que a veces necesito para desengrasar un poco mi cerebro. Dárselas de culto por leer productos de dudosa calidad literaria, pues la verdad es que no, más bien todo lo contrario: reconozco mis debilidades. Y no me avergüenzo por ello, qué duda cabe.

    ResponderEliminar
  13. Anraman es cierto, pasará en más lugares pero creo que también en otros países tienen esta parte de la literatura más asumida y enraízada aquí, bueno pues pasan estas cosas cuando algo se generaliza u.u

    Laura, eso mismo Dorian Gray, es fantasía XD

    ResponderEliminar
  14. Lo que ocurre es que mucha gente parece necesitar una coartada para leer (por ejemplo "es que así aprendo historia/hípica azteca/mecánica cuántica"), porque se considera que leer es una pérdida de tiempo (no como ver programas de cotilleo por la tele, eso es sano y productivo) y eso la fantasía no lo da.

    Y Karraspito, no creo que nadie se haya ofendido porque dudes de la calidad literaria de esta saga (yo misma la he calificado unas cuantas veces de "hamburguesa de primera", no de "filete"). Lo que nos ha molestado a muchos es que intentéis relacionar a los aficionados a la fantasía con los pirados por las magufadas, y que prácticamente nos tratéis de niñatos pajilleros con miedo a la realidad.

    ResponderEliminar
  15. Hmmm.... Ni, hay una cosa que no entiendo de los blogueros. ¿Por qué censuráis comentarios y luego publicáis el comentario donde el censurado se queja de que le censuran? Yo no lo haría (vale, ya podéis apedrearme).

    Y karraspito, aunque digas que no vas a volver, solo por si acaso vuelves y lo lees, el que se ha retratado con el comentario has sido tú, que en tu primer comentario dices que "no se ha denostado en ningún momento la literatura de fantasía", y luego la llamas "pseudoliteratura". Sí, señor, con un par. Eso es coherencia.

    ResponderEliminar
  16. Buenas a todos,
    Me gustaría comentar un aspecto que creo que es el fundamental en esta discusión: la noción de canon.
    El problema de la fantasía es que está desconsiderada dentro de lo que es el canon literario, lo que la "élite" se considera "buena" literatura. Con esto quiero decir críticos profesionales, académicos, mundo universitario, etc. Pero no es un problema sólo de la fantasía, sino de la cultura popular en general. La literatura de terror tampoco tiene buena consideración, ni la cienciaficción; la novela negra la empieza a tener sólo ahora.
    A esta desconsideración del canon hacia la fantasía hay que excluir algunas excepciones que sí tienen el respeto de la crítica y la academia: casos muy particulares como Tolkien, Ende o Saint-Exupery. O en otros géneros, Verne, Wells, Poe, etc.

    Que cambie esta situación sólo depende del tiempo: la universidad cada vez más se ocupa del estudio de todos estos fenómenos de la cultura pop. Pero aún queda mucho por hacer.

    Saludos,
    J. Oliver, autor de El joven Lovecraft.

    ResponderEliminar
  17. En mi primer comentario ya lo digo, que hay de todo. Si resulta que vamos a estar de acuerdo. ¿Cómo se llama tu libro? Has sido mucho más valiente que yo al atreverte a publicar.
    Insisto en que el artículo de LPD es en clave de humor, y en la misma línea que el resto de la página: se menosprecia a colectivos enteros, se habla sin saber y se utiliza el sarcasmo llevado a límites insospechados. Se han metido con los vascos, los aficionados del Athletic, los científicos, los lectores de fantasía (colectivos todos ellos a los que pertenezco), y muchos más, y los aludidos siempre nos lo hemos tomado con humor, sabiendo reírnos de nosotros mismos. Esta ha sido la primera vez que alguien se ha ofendido de esta manera, y tampoco es de extrañar: habéis entrado en la página por primera vez, sin conocerla, sin conocer su mecánica. Pero se os ha explicado, y la mayoría se ha cabreado aún más, llegando incluso a hablar de libertad individual, falta de respeto y que si la abuela fuma. En fin, te aseguro que con sentido del humor el mundo se ve mucho más bonito.
    Un saludico.

    Ah, sí, se me olvidaba, unas cervezas típicas del lugar donde resido:

    http://beerviking.com/wp-content/uploads/2008/08/cornish_ale1.gif

    ResponderEliminar
  18. Pues lo dice ahí a la izquierda =) se titula "La Elegida de la Muerte (Öiyya)".

    Yo de sentido del humor ando bastante bien, pero la entrada del blog, sinceramente, me pareció más que un "vamos a echarnos unas risas" un "vamos a burlarnos de esta gente", y no me parece lo mismo =)

    ResponderEliminar
  19. Ay, maemía, yo es que solo puedo aplaudir después de leer esto!

    (Olvidado rey Gudú, Ana María Matute)

    ResponderEliminar
  20. Si, fantasía = caca ya, hasta que hacen la película, entonces mola y el libro es un excelente extra...
    Cada día estoy más seguro que mucha gente lee libros para aparentar (sobretodo en el metro de Madrid)no porque le interese lo que lee, y así dárselas de sabidos y maduros.

    ResponderEliminar
  21. Brutal, todo.
    Sinceramente pienso que lo que le falta a esta gente es leer Príncipe de Nada. karraspito, ¿te animas?
    Soy Velkar, por cierto, que no sé que le pasa a esto, jaja.

    ResponderEliminar
  22. Lo mejor de lo que he visto en la otra web, es que la mayoria de ellos SÍ consideran la sci-fi un género superior. Pues bien, voy a citar al propio Martin hace poquito en una entrevista en el New York Times.

    En concreto, aquí:
    http://artsbeat.blogs.nytimes.com/2011/04/01/his-beautiful-dark-twisted-fantasy-george-r-r-martin-talks-game-of-thrones/?src=tptw

    Y el párrafo al que me refiero, traducido más o menos con mi nivel ramplón, es este:

    Pregunta "¿Es todavía un obstaculo para alcanzar un mayor rango de audiencia el componente de fantasía de "Juego de Tronos?"

    "Supongo que se le puede llamar obstáculo hasta cierto punto. Por otro lado, yo tengo sesenta y dos años, y en vida he visto un cambio enorme en todo esto. Cuando era un crío, leer mucha fantasía o ciencia ficción era considerado, bueno, pura basura. Los profesores me quitaban los libros en la escuela (y eran Heinlein y Asimov los que me quitaban de las manos) y te decían, que bueno, está bien que estés leyendo pero deberías leer un verdadero libro, no "eso".

    La sensación que me transmiten desde la página definitiva (ejem) es la misma que esos profesores que trataban de basura a Heinlein o Asimov así de buenas a primeras. Eso no es buena literatura, eso es bazofia. Es menor. Literatura de poca calidad...

    Yo no voy a ponerme a debatir sobre si Martin es Proust o Joyce (odio a Joyce) porque no tengo las capacidades para hacerlo. Pero tampoco veo razón para denigrar un género de buenas a primeras y una obra de buenas a primeras. Eso es prejuzgar algo que se desconoce, porque tus conocimientos son "ESDLA y Dragonlance". Vamos venga.

    Ni ya ha puesto aquí muchos buenos ejemplos, y veo que alguien menciona la magnífica Olvidado Rey Gudú, pero es que se puede hablar de muchas obras clásicas que son fantasía. ¿No es fantasía La Tempestad de Shakespeare? Y con magos y todo. ¿Frankenstein? ¿El Extraño Caso del Doctor Jeckill y Mister Hyde? ¿La Metamorfosis, de Kafka?

    Claro, eso son clásicos. Son distintos. Son obras diferentes... Como lo era en su dia ESDLA. No hablaré de toda la plaga de seguidores, que ahí hay mucha patraña, pero no incluiría ni de blás Canción de Hielo y Fuego como una obra heredera de ESDLA, no directamente. No hay tantas relaciones ni en fondo ni en argumento ni en forma como para que se parezcan, más allá de la fantasía épica.

    Y como dicen por ahí: Leed a Bakker y habladme de infraliteratura, chavales.

    ResponderEliminar
  23. Jajajaja, No,Velkar; eres el hermano malo, el que se camufla bajo el nombre del libro que has escrito XDDDD.
    Es un artículo excelente, Nin. Yo estoy hasta el gorro de qeu se considere así a la literatura fantástica, y sobre todo a los escritores. Un libro es bueno o malo en funcion de como esté escrito, no de la historia que cuenta.
    Un escritor será bueno o malo independientemente de si escribe fantasía, novela negra, histórica, conspiraciones vaticanas o mujeres maltratadas. Hasta que eso no entre en la cabeza a todo aquel que se atreve a hablar de libros, este debate no se acabará nunca.

    ResponderEliminar
  24. Y si hablamos de clásicos y fantasía , hoy día del solsticio de verano, creo que no podemos olvidarnos de "El sueño de una noche de verano" de Shakespeare. ¿Es mala literatura? ¿Y la Odisea?

    ResponderEliminar
  25. Magnífico artículo Nini, aunque estoy totalmente en desacuerdo con una cosa: eso de los gatos "ariscos, independientes, malignos y convenidos bichejos" es cierto, pa ejemplo mi Maruja, arisca, independiente, maligna (sólo hay q verle el careto de mala fostia) y convenida (todo amor cuando voy al cajón de las chuches), es una Greebo en versión femenina, sólo que con dos ojos y castrada...eso sí, por las mañnanas, a veces...,e despierta con besitos...o accede graciosamente a dejarse mimar y...en fin!

    Sobre el artículo que mencionas, me disgusta ese "te insulto desde mi profunda ignorancia en tono jocoso y jovial y pretendidamente graciosete/ironiquillo, porque así te leen más y generas polémica", pero cuando se lo echan en cara, se escudan en que los ofendidos no tienen sentido del humor y no saben reírse de sí mismos, no respetan la libertad de expresión, yo sólo lo hice por generar debate, en realidad, confieso que también leo fantasía y soy un incomprendido, no agente, sólo fueron 4 vasos de vino, es que van por ahí provocando con esas minifaldas... No cuela chaval!

    ResponderEliminar
  26. Ninotchka, soy Guillermo López, el autor del tan denostado artículo sobre Juego de Tronos. Simplemente quisiera aclarar que Karraspito no es el autor de dicho artículo (como por otra parte ya ha hecho él en varios comentarios), sino yo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  27. A ver, Mohocivilization, Moho para abreviar, que además me parece incluso más adecuado. Te lo digo como haces tú (en tono jocosillo e irónico, que parece escudo y justificación para decir cualquier burrada que se nos pase por la mente, pero buen rollito, ¿eh? ¡No es por ofender! ¡Es sólo MI opinión!!) Siéntate delante de un espejo, con calma. Libera la mente de prejuicios e imágenes preconcebidas. Inspira profundamente, exhala, dejando la mente en blanco y MÍRATE: Mira tu actitud, te has pasado una noche entera dejando de forma compulsiva e insistente comentarios en una búsqueda patética, por lo ansiosa, de respuesta, por que alguien te responda, te tenga en cuenta, te dé existencia, relevancia o algo que se le parece. Di tú que has tenido la suerte de dar con Nini, que es muy educada (o compasiva) y responde siempre, incluso a lo que no merece la pena ser respondido, pero nené, como dirían los argentinos, ya está, ya fue. No sé si eres un friki o un frikazo, ni en qué te basas para, desde la arrogancia, establecer un baremo por el cual juzgarlos, (aquí los frikis buenos, dentro de los cuales estoy yo, por supuesto, a partir de aquí, los frikazos malos, que no tienen vida social...chaval, que te has pasado una noche en vela hablando con una pantalla, ¿acaso tú tienes vida, ya sea social o de cualquier otra índole??) Por que eso me dice que lo que sí que eres es un trolillo, que ni siquiera da la talla de troll, porque eres de los que tira la piedra y esconde la manita, lo dicho, todo es buen rollito y viva la libertad de expresión, pero aproveche para meter bulla. Para alguien que se autodeclara tan "leído y escribido" adoleces de una total falta de criterio literario si no eres capaz de diferenciar un texto escrito - y muy bien escrito - de forma desenfadada y deliberadamente coloquial con algo juvenil y propio de un adolescente, también si confundes la ironía y el sarcasmo con criticar a la ligera lo que uno no se ha tomado la molestia de conocer, que es la impresión que trasmite el artículo de LPD. Tampoco dice mucho de ti que te escudes en las faltas de ortografía de los demás para descalificar la validez de sus opiniones. Así que, citándote, te lo digo "a la cara y sin tapujos", pero "sin acritud", compi, es normal, a todos nos gusta/necesitamos sentirnos alguien, ser escuchados, reconocidos, es un sentimiento muy legítimo, no hay que avergonzarse de ello. Lo que es discutible es la legitimidad de los medios que usamos para ello. El ser humano por desgracia tiende a ser vago y a confundir rapidez e inmediatez con eficiencia. A dejarse deslumbrar por el oropel de la cantidad y desdeñar el oro de la calidad. Trolleando vas a conseguir que te hagan caso antes, pero no es la clase de atención que deberías desear. Costará más esfuerzo, pero a la larga se logra más con educación, comentarios constructivos y buen rollo de verdad, no del fingido, que con lo que tú estás haciendo. Piensa en ello, si es necesario, después de mojarte la cabeza con agua bien fría, pero ponte delante de un espejo, respira hondo y despacio, libera el lastre de tu autoimagen y...piensa en ello.

    ResponderEliminar
  28. Caramba, debe ser cosa de madres, porque a mí la mía me dijo lo mismo xD

    Ni, no te hagas mucha mala sangre con esto. De gente que habla de cosas que no ha leído está lleno el mundo. Y de quienes intentan desacreditar una entrada de opinión como esta por no ser un tratado sobre la cuestión, también.

    ResponderEliminar
  29. . Con respecto al artículo, no creo que deba hacer lo mismo, puesto que hablo de algo que conozco a la perfección (recuerda que hablo de ESTE artículo y no de los demás, que no me he leido) y no creo que te haya insultado en ningún momento. En serio, tienes un concepto extremadamente amplio de lo que es un insulto. Respecto a lo del buen rollo, es cierto, me lo estoy pasando bien en este blog, eres una persona con la que es agradable hablar y que estoy seguro de que escribirá algo que me guste en el futuro (en el blog, digo). Y guapa. Quizás debería haber avisado de la publicación del comentario de LPD, pero como ya te he dicho en varias ocasiones, sabía que lo ibas a leer, así que si hubiera querido hacerlo a escondidas, habría firmado con un nick diferente.
    Por último, no sé si tu comentario "Puedo dudar acerca de mi belleza física" tiene algo que ver con lo que le he puesto a Worhaim de que me has parecido muy guapa (al menos en la foto que he visto) o era un comentario sin más, pero si es así, que sepas que lo decía muy en serio, nunca bromeo con esas cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Yo leo pero comento poco aunque ahora me toca un poco las narices la conceptualización (qué bien hablo!) de ciertos términos, digamos, de estilo narrativo en comentarios y/o blogs ajenos.

    No dudo de tu buen rollo, moho. Es más, me lo creo. Lo único que ocurre es que a lo que tú llamas "buen rollo" yo lo llamo "condescendencia". Tus comentarios hasta ahora han sido educados, no lo dudo, pero los has hecho desde tu trono, dos escalones por encima de los demás, lo que demuestra que ese buen rollo no es tal sino que es la condescendencia de la que yo hablo. Te comportas como si fuéramos niños pequeños presos de una rabieta y tú fueras el profesor que debe mediar para que nos consolemos. Por tanto, si quieres buen rollo, empieza por bajarte del trono, bajar los escalones y ponerte a nuestra altura. Entonces, empezaremos a tomarte en serio. Que es lo que se supone que quieres, ¿no?

    ResponderEliminar
  31. Fernando, te digo lo mismo que digo a los demás: esa es tu percepción personal. No sé de qué trono ni de qué condescendencia hablas, pero parece que algunos encontráis muchísimos problemas en la gente que no expresa las opiniones que queréis escuchar.
    Y no, no quiero buen rollo a cualquier precio, ni tengo un interés especial en que se me tome en serio, eso lo dejo a tu elección: si me quieres tomar en serio y quieres discutir de lo que te apetezca, aquí estoy. Si te vas a limitar a intentar sacarme defectos porque no opino lo que tú quieres como tú quieres, tú mismo.
    Por cierto, preferiría que me llamaras Karraspito, es que el trasto este no me deja registrarme con el nick correcto. Si quieres, por supuesto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Yo también muchas veces me he planteado lo mismo. Pienso que se debe a que se considera la fantasía como una huida de la realidad. Se tiende a considerar que la buena literatura debe hallar un reflejo en las situaciones trascendentales que vive el ser humano. Entonces, al incluir la fantasía, ya estás incluyendo una situación a la que el ser humano medio no se va a ver expuesto.
    Por supuesto, el ser humano en realidad se puede sentir perfectamente identificado con cualquier obra fantástica. Por ejemplo, una lucha con un dragón sería ejemplo de valor. Vemos cómo lo fantástico es extrapolable a la realidad.
    Y por cierto, el realismo mágico no fue creado por García Márquez. Este autor es uno de sus principales exponentes, pero no el creador. Y si observas, en Cien años de soledad cualquier situación sobrenatural que aparece, lo hace con la intención de reflejar situaciones que vive el ser humano en la realidad.

    ResponderEliminar
  33. Bueno, Khytynni, dicen que cuando alguien le mencionó lo del "Realismo mágico", García Márquez contestó algo así como "de mágico nada, en mi pueblo pasan esas cosas". De hecho, ha contado alguna vez que la escena de la chica que se va volando mientras tiende la ropa se la inspiró una vecina que para encubrir que su hija se había fugado con un hombre casado dijo: "Estaba tendiendo las sábanas y desapareció" XD.

    En lo del motivo del desprecio por el género sí que te doy la razón. No creo que sea el único pero influye.

    Según la Ley de Sturgeon, "el 90 por ciento de todo es basura", pero parece que a la mayoría hay basura que les parece más "basurosa" que otra. En fin, allá ellos.

    ResponderEliminar
  34. Khytynni, no sé a qué viene la aclaración de Gabriel García Márquez y el realismo mágico, pero como yo fui uno de los que lo mencionó, aclaro (malpensado que es uno) que yo no dije en ningún momento que fuera su creador, lo que dije exactamente fue:
    "Es el caso de Gabriel García Márquez, ganador nada menos que de un Nobel, considerado uno de los máximos exponentes del realismo mágico."
    Personalmente, no considero la fantasía mejor ni peor que cualquier otro género. Eso sí, algunas obras de fantasía me parecen basura, al igual que algunas de novela negra, de novela histórica, de costumbrismo o de naturalismo. Es la obra o el autor correspondiente los que son buenos o no, no el género.

    ResponderEliminar
  35. Karraspito, cariño, de buen rollo y sin intención de molestarte, pero creo que no has leído bien la entrada. La primera que ha hablado de García Márquez y le ha atribuido (al parecer erróneamente) la "invención" del realismo mágico, ha sido Ninotchka. Así que la aclaración no iba por ti, lo mismo que mi comentario. No sé si tu mamá te lo habrá dicho alguna vez, pero no eres el centro del mundo, ¿sabes?

    ResponderEliminar
  36. García Márquez concibió Cien años de soledad como un gran poema dedicado a la fugacidad, por lo que cada hipérbole, cada suceso sobrenatural de la obra puede ser interpretado como una metáfora. Desde esta perspectiva, lo mágico desaparece y todo queda en una inmensa red de metáforas.

    ResponderEliminar
  37. Y, por cierto, el realismo mágico con certeza creo que no tiene un inventor concreto. Quizás pueda ser Alejo Carpentier su inventor. Más que nada lo digo porque en obras como Pedro Páramo, ya se observan las características del género.

    ResponderEliminar
  38. Me encantan tus opiniones, Virginia (he ido leyendo varias de tus entradas y me he parado en esta xD). Hace poco que quería encontrar un libro de fantasía que tuviera una buena historia pero que a la misma vez tuviera un estilo narrativo digno de aprender (soy aprendiz de escritora ^^). Et voilà, ¡encontré "La elegida de la muerte" y leí el primer capítulo y me encanta! Ya lo he pedido (pero lo leeré al terminar los exámenes, la universidad es así xD). Debo decir que veo en ti a un gran escritora a la que le falta esa fama que muchos escritores que han escrito "cosas" con el sello de bestseller se han ganado por enchufe (creo que en su mayoría). Aunque este comentario poco tiene que ver con la entrada publicada, en verdad quería preguntarte si tú también (¿puedo tutearte?) tienes algún escritor del cual has ido aprendiendo a mejorar en la escritura de tal modo que has encontrado tu propio estilo (o si ya escribías así de bien, que entonces solo puedo decir que tengo envidia sana xD). Ante todo, gracias por compartir tan fantástico blog y tan fantásticas novelas ^^
    ¡Un abrazo!
    Esther

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias por pasarte por aquí, Esther =) ¡Bienvenida! Y no es que puedas tutearme, es que debes hacerlo :P no me siento cómoda cuando me llaman de usted, será cosa de la costumbre.
    Respecto a tu pregunta... Bueno, yo intento aprender de todos los libros que caen en mis manos: lo bueno, y lo malo. Lo que me gusta lo archivo, lo que no me gusta lo marco para intentar no hacerlo :P y a veces hasta funciona y todo... Sí es cierto que hay autores que te influyen más que otros (supongo que, sobre todo al principio, intentas en cierto modo emular -sin llegar a copiar- a los autores que más te han emocionado, pero en realidad no hace falta que tengas un "autor-fetiche"... pueden ser escenas, expresiones, palabras, libros enteros de autores que luego tampoco te gustan tanto pero que "eso" en concreto te ha tocado dentro y te lo has guardado para saber cómo hacerlo para, cuando llegue el momento, tocar tú también al lector =D y, a la larga, acabas encontrando tu propio estilo y la forma de hacer las cosas sin fijarte en nadie. Aunque ya te digo que nunca dejas de aprender :P y nunca dejas de asimilar cosas de los libros que lees. Porque si te metes a escritor es que te gusta leer, claro :P y si nunca dejas de leer... entonces nunca dejas de absorber lo que lees. Y eso mola, porque no te estancas =D =D =D
    Ya me contarás qué tal te va =D muchísima suerte y para lo que haga falta ya sabes dónde andamos!

    ResponderEliminar