Sígueme

Tw Fak Pint Yobe G+ Tumblr LinIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

jueves, 31 de marzo de 2011

Cómo mandar "literalmente" tu carrera literaria a tomar por saco antes incluso de empezar a tenerla

Después de tantos dimes y diretes acerca de lo que se debe y lo que no se debe hacer, de lo que funciona y lo que no funciona a la hora de promocionar un libro y de cómo, por desgracia, el autobombo y el "amigobombo" no garantizan el éxito literario sino probablemente todo lo contrario, hace un par de días me encontré con una magnífico ejemplo en forma de link, un ejemplo que debería estudiarse en asignatura de doce créditos en todas las hipotéticas y reales escuelas de escritores (y de cualquier profesión que implique un poquito de contacto con el resto de la humanidad, e incluso en las escuelas de "hacer vida social" sin morir a pedradas). En serio, no tiene ningún desperdicio: si queréis saber cómo una persona se puede joder la carrera literaria incluso antes de tener una carrera literaria, echadle un ojo a este enlace.


No sé si andaréis bien o mal de idioma bárbaro, pero por si acaso hagamos un resumencillo de lo que ocurre en ese blog. El bloguero en cuestión hace una reseña de un libro ("The Greek Seaman" o "El marinero griego", no os preocupéis si os viene a la mente el anuncio de Calvin Klein; al menos la imagen no deja de ser agradable) de una tal Jacqueline Howett, que se autodefine como escritora, poeta y no sé cuántas cosas más, natural de la Gran Bretaña y residente en Florida, y que ha autopublicado el susodicho "marino/marinero/hombredelamar griego". El propietario del blog, atendiendo a la petición de nuestra amiga Jacqueline, descargó el librito en cuestión (parece ser que está sólo en formato electrónico, no sé si también en impresión bajo demanda), lo leyó y lo reseñó. Y lo que viene a decir en la reseña, para los que no sepáis inglés o estéis un poco perretes, es que el libro pos bueno, tiene sus momentos majos, una trama interesante y "enganchante", pero que es difícil llegar hasta la última página porque está repletito de errores gramaticales, ortográficos y tipográficos (en inglés creo que no tienen un término tan descriptivo como "zarpazo" para llamar a estos últimos, al menos a los errores que no son voluntarios).



Bien, pues se abre el turno de comentarios, que es lo más jugosote de toda la historia: la querida Jacqueline entra cual miura diciendo que es evidente que el reseñador NO ha descargado la última versión de la novela, que estaba corregida y aumentada y peinada y maquillada y había pasado por una restauración y un taller de chapa y pintura, que el crítico además es que no ha entendido su libro porque ella es inglesa y el crítico amerricano, y que es obvio que ha sido así porque hay unas cuantas opiniones en Amazon que le ponen cinco y cuatro estrellas de lo bueno que es el jodíolibro. Como nadie la echa cuenta a la chiquilla, un día después vuelve a la carga y planta en los comentarios del blog dos de las "reviews" de Amazon en las que la ponen poco más o menos como si fuera la Diosa de la Literatura Universal. Cuatro días después, y viendo que siguen sin hacerle ni puñetero caso, la muchacha planta otras cuantas reviews de Amazon, en las que también dicen de su novela que es pa de correrse mismamente del gusto extremo en cada página. Pasan otros dos días sin que le responda más que el silencio.

Y hete aquí que de repente aparece un Anónimo para decirle que vaaaya, qué reacción, descartar una reseña poniendo otras reseñas, qué falta de profesionalidad, secundado por otro Anónimo. Entonces se deja ver el reseñador en cuestión para decir que oiga, que yo recibí el mail en el que me decía que descargase la otra copia corregida, lo hice, la leí, y sigue teniendo tantos errores ortotipográficos que es para quedarse ciego del susto, pese a lo cual la terminé e incluso tuve los santos cojones de decir que la historia tenía su aquél. Y que no, que el hecho de que la Jacqueline sea inglesa no tiene nada que ver con los errores gramaticales y ortográficos de la Jacqueline.

Momento en el cual aparece Ella, cual Furia vengadora, empezando su argumentación con un "¡Mi escritura es estupenda!", siguiéndola con un "¡No descargaste la versión 2.0, ni de coña!" y continuando con un par de dudas acerca de la profesionalidad del crítico en cuestión, poniéndolo de mentiroso para arriba y preguntándole en un tono bastante "crecidito" que quién coño es él, que si lo que quiere es echar mierda sobre los autores y blablabla (os hacéis una idea) y que quite esa reseña ahora mismo!

Estupefacción mediante, la cosa sigue entre algunos comentaristas del blog, el crítico y la chavala-no-tan-chavala con unos cuantos comentarios cruzados en los que ellos le dicen que un autor NO puede ordenar a un crítico que ponga en la reseña lo que el autor quiera, que un autor tiene que asegurarse antes de publicar un libro de que esa versión del libro es "la buena", y que a juzgar por los comentarios de la nena ya se ve que la tipa no tiene ni idea de escribir, y tampoco, por supuesto, de lo que es el tacto y la buena educación y la etiqueta, y que haga el favor de callarse un poquito porque la está cagando a base de bien. Ante lo cual la tal Jacqueline continúa llamando al blog algo así como "agujero de serpientes y ratas" e insistiendo en que ella escribe bien y que son ellos los que la han emprendido contra ella de forma absolutamente injustificada. Y cuando uno se atreve a decirle "pero si estás probando que el crítico tiene razón, tus comentarios están llenos de faltas", Jacqueline Howett se despacha con el estupendo, glamouroso, chic y lleno de clase "Fuck off!" que más carcajadas ha provocado en los mentideros internéticos en los últimos días. Y unos cuantos comentarios después, la chavala vuelve a la carga con otro espléndidamente bien entonado "Fuck off!" que ya provoca el pandemónium. No sé cuántos días llevan comentando la jugada ni en cuántos blogs, webs, cuentas de twitter y facebook y similares se ha hecho referencia a la historia, pero sí sé una cosa: Internet se ha echao una panzá de reí a costa de la señorita Howett, más que nada porque resulta gracioso imaginarla de pie, con los puños apretados, dando patadas histéricas al suelo mientras chilla "¡Pero si llo escrivo vien!!!"


Y ahora, en serio. Yo reconozco que me eché unas risas cuando lo leí, aunque a ratos me podía la vergüenza ajena. Sin embargo, aparte de cruelmente divertido también resulta bastante triste. O al menos a mí me ha dado un poquito mucho de pena ver cómo una chavala (o quizá ya no tanto) tiraba por la borda de su marinero griego una carrera literaria que ni siquiera había empezado: porque ahora su nombre está por todo Internet como ejemplo de lo que no se debe hacer, es improbable que su nombre vaya a ser relacionado nunca con el de alguien cuyos libros pagaríamos por leer, y quizá si hubiera dado las gracias por la reseña educadamente y hubiera hecho mutis por el foro sin decir ni mu, habría podido corregir esos horrores ortosintácticos y tipográficos y gramaticales y sus libros, algún día, podrían haber sido muy solicitados. Ahora... pues me da que como no se busque un seudónimo, o incluso se cambie el nombre legalmente en el Registro, ni escritora reconocida ni narices de un perrito chiquitín. Lo que puede joder un calentón, oiga...

18 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJA. El MUC existe jajajajajaja
    El mismo día y a la misma hora.

    ResponderEliminar
  2. Mejor que le pase ahora, que luego se hace conocida, gana dinero, y pasan cosas como esta:

    http://ramenparados.blogspot.com/2011/03/el-autor-tomomasa-takuma-planea.html

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Pfff es que es demencial, no sé si habéis leído los comentarios de la pava pero es para llevarse las manos a la cabeza xD xD

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, la de Prozac que va a necesitar la mujercica pa levantar cabeza si es que lo hace, se ha inmolado publicamente :D aunque quien sabe si igual vende más por ello del morbo...

    ResponderEliminar
  5. Pues pa mí que ahora va a vender el porronón de libros. El mundo, por desgracia, muchas veces funciona asín.

    ResponderEliminar
  6. Ayer no me había leído los coments en inglés, pero tiene tela la cosa :S

    Y sí, puede que a corto plazo el morbo le sirva para vender más ejemplares de ese libro. Pero a largo se ha cerrado muchas puertas, no solo de editoriales, sino de gente que quiera reseñarla en caso de que se autoedite.

    ResponderEliminar
  7. Se podría descargar el dichoso libro para ver realmente quién tiene razón, pero la sra. en cuestión etá quedando tan mal, que no creo que nadie tenga ganas de probarlo... Es muy triste.

    ResponderEliminar
  8. Os imagináis que a Ninotcha, ante tanto cabrito que hay por ahí suelto, le hubiese entrado una pataleta, y hubiese dicho Fuck Off!!!?? Y eso que ella tenía motivos para hacerlo. Si a la tal Jacqueline Howett la hubiesen acusado de las mismas cosas, se habría lanzado AK-47 en mano, a la calle matando a todo lo que se le pusiera por delante XD

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja xD yo es que puedo tener carácter, pero hace muchos años que trabajo de cara al público como para caer en la estupidez de entrar a saco paco ante cualquier provocación, sea del calibre que sea. Pero sí, supongo que si la Jacqueline entró así sólo porque le dijeron que tenía errores ortográficos y tal, si le dicen lo que me han dicho a mí directamente entra en [mode furia asesina] y se hace un collar con las vísceras de medio mundo xD xD xD

    ResponderEliminar
  10. Bueno, en ese casi sí que se convertiría en una superventas y las editoriales se pegarían de fostias por ella. Una cosa es ser una pazguata y otra una chalada asesina XD

    ResponderEliminar
  11. Insinúas que tenemos que matar a alguien para ser superventas? Hmmm tomo nota xD xD xD

    ResponderEliminar
  12. Esto... no, más bien lo que insinúo es que el morbo vende y que siempre parece salir más barato hacer las cosas a lo grande :P

    ResponderEliminar
  13. ¡Ja ja ja, qué locura! Pero no es la primera vez que ocurre este tipo de situación. Le llaman "author meltdown" (algo así como "desintegración de autor", como si fuera el núcleo de una central nuclear). Sin duda delata una tremenda falta de profesionalismo. Yo también siento vergüenza ajena. En el caso que yo vi, dentro de Amazon, la autora incluso amenazó con contratar al FBI para perseguir a quienes la acosaban (en las críticas de su libro autopublicado).

    ResponderEliminar
  14. Uuy, ya me da miedo, a ver si a todos los que hemos dicho el nombre de Jacqueline Howett en vano... vamos a ser despertados en mitad de la noche por el FBI tirando la puerta de nuestra casa abajo, me santiguo, me santiguo,...XD

    ResponderEliminar
  15. Bueno, si los agentes del FBI tan ricos, igual hasta les invito a un café xD xD xD

    ResponderEliminar
  16. Ains... eres una obsesa, siempre pensando en lo único, sigh!! tu piensa que esos disparan primero y luego preguntan...;)

    ResponderEliminar