Sígueme

Twitter Facebook G+ Tumblr Pinterest LinkedIn Youtube Podcast Amazon Goodreads

viernes, 3 de diciembre de 2010

De cómo para escribir hay que saber escribir :P


Puede parecer una perogrullada, pero os aseguro que no es así. Creo que esta discusión la he tenido decenas de veces con diversos individuos/grupos de tales a lo largo de los últimos años, sobre todo con algunos de los que quieren, como quiero yo, convertirse en escritores "profesionales". Y también os aseguro que muchos de ellos (y no es coña) me han respondido con frases tan peregrinas como "Para eso está el corrector del Word", "Pero no te fijes en la ortografía/la sintaxis/la gramática, fíjate en la historia!!", "De eso se encarga la editorial", "Eres una talibana", etc.

Vale, pues sí, soy una talibana. Pero es que yo no sé poner ladrillos y no me dedico a construir casas: antes de ponerme a hacer una pared, os aseguro que aprendería a mezclar el cemento, la arena y el agua en su adecuada proporción, a usar el nivel para que la cosa quedase recta, a cavar para hacer los cimientos adecuados y que la pared no se me cayese encima... ¿Por qué muchos se empeñan en no aprender a poner los ladrillos, las palabras, las comas, las tildes, los puntos, los signos, las letras, antes de lanzarse como locos a construir su pared, su relato, su novela? Así pasa, que luego la novela o el relato se les cae encima. Y todavía se preguntan por qué no consiguen publicarla, por qué todas las editoriales les dan una amable pero firme negativa.

Señores, seamos serios. Si pretendéis que os paguen y os reconozcan por hacer algo, debéis hacerlo bien. Y, lamentablemente, una buena idea, una buena historia, no hacen un buen libro. Pues al fin y al cabo un libro no es sólo una historia: también es un conjunto de palabras, y éstas deben estar bien empleadas. Por muy buena intención que tenga una pared, si los ladrillos están mal puestos la pared se caerá.

Divagaciones aparte, hoy se me ha ocurrido hablar de un ejemplo concreto que últimamente veo POR TODAS PARTES y que hace que me sangren los oídos. ¿El motivo? He visto en Facebook una página que hacía un llamamiento al uso del imperativo (otro ejemplo sangrante) en vez del infinitivo. Sí, hay mucha gente que dice, por ejemplo, "¡Iros a un hotel!" en vez del correcto "¡Idos a un hotel!". Seré una talibana, pero me dan ganas de lanzar maldiciones a diestro y siniestro para que el pronunciador en cuestión no vuelva a irse a un hotel en buena compañía hasta que aprenda que las des son sus amigas. El fin, el caso es que el imperativo es un caso, pero hay otro, como decía, que a mí personalmente me da unas ganas tremendas de sacarme el pancreas con una cuchara de madera. ¿Por qué? Pues porque está extendidísimo, y no solo en el lenguaje hablado/escrito coloquial, sino y sobre todo en el lenguaje literario. Y cuando alguien que dice ser escritor/traductor profesional comete semejante error a mí es que se me abren las carnes, lo siento.

Me refiero al uso del pretérito imperfecto de subjuntivo en lugar del condicional. ¿Que qué leches es eso? Bueno, yo tampoco me dedico a ir por la vida analizando sintáctica y morfológicamente cada frase que digo/oigo/leo/escribo, ni mucho menos a poner nombre y apellido a cada verbo que me encuentro, pero la mala utilización de una conjugación, y más si está tan extendida que muchos ni siquiera la distinguen, me destroza por dentro. Talibana que es una, oiga.

El pretérito imperfecto de subjuntivo (hubiera/hubiese) está ligado al condicional (habría) en una de las construcciones más utilizadas del Castellano. Para entendernos, la construcción es "Si + Pretérito imperfecto de subjuntivo + entonces + condicional", aunque el "entonces" puede ser elíptico. Es decir: "Si hubiera ido a la compra, (entonces) habría comida en la nevera", por poner un ejemplo. "Si tuviera ganas, (entonces) iría a tomar una cerveza antes de comer"; "Si comieras (entonces) no tendrías ese mal humor que te gastas últimamente".

Hasta aquí, todo claro. Aunque la construcción es así, evidentemente no es necesario usar toda la construcción, pretérito y condicional: se pueden aislar. Pero la conjugación debe ser la misma. Pretérito, y condicional. Y últimamente veo por todas partes cómo, ignorando al pobre y olvidado condicional, el 90% de la población utiliza el pretérito imperfecto de subjuntivo para sustituirle. Y el condicional me da pena, y no solo eso, sino que se me salen las vísceras al verlo, porque por mucho que lo utilice el 90% de la población SIGUE SIN SER CORRECTO. Frases como "Yo hubiera venido si me hubieras llamado" no son correctas: cada tiempo verbal tiene que ir donde tiene que ir. "Yo HABRÍA venido si me hubieras llamado".

¿Que no lo habéis visto? Haced la prueba. Buscadlo. Ya veréis como en cuanto estéis un poco pendientes os encontráis ese pretérito imperfecto de subjuntivo por todas partes. Y al condicional, que le den. Llamadme pejiguera, mandadme a por coquinas o poned los ojos en blanco al leer esto si queréis, pero sigo insistiendo en que para construir una pared hay que saber poner los ladrillos. Y ahí no va un ladrillo subjuntivo, va un ladrillo condicional. O si no, se nos caerá la pared.

28 comentarios:

  1. A mí lo que me saca muchísimo de quicio últimamente es que no sé si será que se me han juntado todos este año o qué, pero tengo varios profesores que sueltan el "fuera" en vez del "hubiera" (en plan "Si fuera ido..."). Luego, eso sí, serán los mismos que no corrigen exámenes con faltas de ortografía (que me parece estupendo, pero leches, un poquito de coherencia). Eso y el "Contra más" en vez de "cuanto más". Es que eso ya sí que son burradas de otro nivel, y las sueltan y se quedan tan tranquilos...

    Vamos, que evidentemente hace falta saber escribir antes de ponerte a escribir (ni talibanas ni leches, eso es así xD), pero es que antes de abrir la boca hace falta aprender a hablar, también xD.

    ResponderEliminar
  2. Y sobre todo si pretendes hacerlo de forma profesional. El caso del profesor me parece tan bueno como el del escritor =)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hay una expresión que nunca he visto escrita correctamente. Repito porque parece increíble: No la he visto bien escrita NUNCA.

    Se trata de "a la voz de pronto". ¿Por qué todo el mundo escribe "a bote pronto"? ¿De dónde #*&@ ha salido eso ?

    ResponderEliminar
  5. Pues no estoy de acuerdo. Que sí, que hay que escribir bien, pero eso no son los "ladrillos". Si acaso será la pintura de la fachada, y de ello depende que el resultado quede más o menos bonito; pero lo que aguanta la construcción es la historia.

    Un buen libro, mal redactado, se puede arreglar con un corrector externo. Fácilmente. Un mal libro, ya puede estar todo lo bien redactado que uno quiera, que seguirá siendo malo. Y que en todas las editoriales tengan cotratados a correctores no es ninguna casualidad.

    Lo ideal, claro, sería tener un buen libro, bien redactado. Pero hay que tener en cuenta de que no todo el que se lanza a escribir es de letras; los hay que son de ciencias, colegio público conflictivo, o incluso los que han cursado la ESO (¡El horror!). O puede que nunca hayan ido al colegio. Y pueden ponerlo todo de su parte pero, ojo, en detalles como los que comentas, tan precisos, lo que ocurre es que no son conscientes de que lo están haciendo mal. Olé por los correctores externos, personas generosas que permiten a esta gente saltar una barrera que, en muchos casos, podría terminar quitándoles las ganas de escribir.

    Un saludo, Ni ;)

    ResponderEliminar
  6. Pues lo que dice Invi, que no estoy de acuerdo con nada de lo que has dicho. Que sí, que hay que escribir bien. Pero a eso se puede aprender. Y la mayoría de veces lo único que necesitas es que venga alguien y te diga que eso está mal para que luego tú intentes hacerlo bien.

    Si tú dices una estupidez científica en un libro, yo puedo corregirte y tú puedes arreglarlo. Si yo tengo un despiste gramatical como los que mencionas, si alguien me lo enseña lo puedo corregir.

    Si la historia no vale un duro... tiene peor solución.

    ResponderEliminar
  7. Amén a la última parte del comentario de Bry.

    Sí que es de desear que uno use el lenguaje correctamente ( a todos los niveles, no solo al gramatical) pero es que ese tipo de exigencias serían extrapolables a todos los campos y en todas las materias y seguro que TODOS cometemos fallos a algún nivel. Y TODOS pensamos que nuestro campo de operaciones es el más importante y que, si ese falla, el libro no vale una mierda.

    Pero, no creo que sea así, en una novela lo importante es la historia, por supuesto que la corrección estilistica y gramatical, o lingüsitica (anda que no se usa mal "extraño" en este país) es deseable, pero también lo son la ambientación o la documentación y todos son fallos subsanables si un "experto" nos da un toque a tiempo. Una mala historia no tiene solución.

    ResponderEliminar
  8. Síiiiiiiiiii, Nin, al fin me siento identificado. Lo del error del hubiera/habría que planteas lo he visto cometer hasta a los escritores de mayor renombre. Que no me las voy a dar de purista, que yo meto la pata cada dos por tres, pero de esta cuestión que planteas siempre me ha llamado la atención que esté tan extendida.

    ResponderEliminar
  9. Se puede aprender. Pero se DEBE aprender. No me vengáis con que eso se arregla con un corrector externo, porque los correctores no están para redactar la novela de nadie, la novela la tenéis que redactar vosotros. Y porque si no está bien escrita, quizá nunca llegue a ningún corrector externo.
    Y no, no es la pintura de la pared. Una novela está hecha de palabras, y esas palabras tienen que estar bien empleadas. ¿Que por muy bien que escribas, sin una historia no haces nada? Elemental. Pero una buena historia tampoco hace un buen libro. Un buen libro es el conjunto, la historia y cómo está contada. ¿O querríais tener una buena historia y dársela a otro (llamémosle corrector) para que os la escribiese?

    Lo lamento, pero ahora mismo no estoy para darle palmaditas en la espalda a nadie. Ni esta entrada estaba escrita para herir a nadie ni pretendo decir que quien no escriba con corrección no podrá ser publicado jamás. Pero sí lo diré si ese alguien se empeña en banalizar la corrección gramatical, sintáctica y/u ortográfica por considerar que ya vendrá otro a arreglarla. Se puede aprender a escribir con corrección, igual que se puede aprender a estructurar historias, a describir personajes, a desarrollar una buena trama. Pero hay que hacerlo, no dejar que sea otro el que lo haga por nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Pero para aprender es necesario que te enseñen, y lo mejor es que alguien te muestre tus errores. Lee, corrige y ayuda a tus amigos. No te dediques a criticar desde tu trono de escritora consumada mofándote de las aspiraciones de los demás.

    ResponderEliminar
  11. Bry, sabes tan bien como yo que en la vida me he mofado de las aspiraciones de nadie, y que ni mucho menos voy por la vida de escritora consagrada. En primer lugar porque yo soy la primera que todavía tiene mucho que aprender, y en segundo lugar porque no lo soy ni mucho menos. Y que seas precisamente tú que sabes todo lo que hay dentro de mi cabeza la que diga eso me parece francamente increíble.
    ¿Que alguien te muestre tus errores? Claro que sí. ¿Y qué ha pasado cuando te los he mostrado? Exactamente lo mismo que hoy: que te has ofendido y te has enfadado conmigo porque piensas que me creo superior. Primero dices que no es necesario porque es un aspecto secundario, luego dices que sí, pero que alguien tiene que señalar dónde. Y sin embargo cuando yo he sido ese alguien me has dado la espalda y has dicho que me creo algo que no soy y que ambas sabemos que no creo ni por asomo.
    Pues perfecto.

    ResponderEliminar
  12. Y otra cosa que es mu mala es la envidia, que hace decir cosas como las que estoy leyendo por aquí.

    ResponderEliminar
  13. "¿O querríais tener una buena historia y dársela a otro (llamémosle corrector) para que os la escribiese?"

    Es que nadie ha dicho que te reescriban o que escriban la historia por ti; se habla de CORREGIR, que es una cosa bien distinta, de corregir errores PUNTUALES como los que tú has puesto de ejemplo. Y me niego a pensar que un editor puede darle la misma importancia al núcleo de la historia, que a una cosa que se arregla en una revisión o, en muchos casos, con ir a edición-reemplazar en el Word.

    "Pero sí lo diré si ese alguien se empeña en banalizar la corrección gramatical, sintáctica y/u ortográfica por considerar que ya vendrá otro a arreglarla"

    No se trata de pasarse las normas por el arco del triunfo. Se trata de que no sea una barrera para alguien a la hora de ponerse a escribir. Supongo que tú querías plantearlo como "si quieres que te publiquen, aprende a escribir mejor", pero te ha quedado como "si no sabes escribir perfectamente, olvídate de que te publiquen". No es tan fácil aprender a escribir bien siendo perro viejo; más aún cuando hay errores que uno lleva cometiendo veinte, treinta o cuarenta años sin ni siquiera saber que eran errores. Y que no estamos hablando de escribir "agua" con hache y con jota, estamos hablando de errores (el del imperativo de ir, y el condicional que comentas) que han cometido nuestros propios maestros y profesores (al menos los míos). Tú dices que esto es básico para un editor, yo opino que lo tendrá en cuenta, pero no será tan trascendental. Nada más.

    ResponderEliminar
  14. Por no hablar de la ignorancia, Velkar, que como dicen es muy atrevida.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que aquí se ha pasado de una conversación calmada a una conversación furibunda y con descalificaciones sin venir al caso. Todos vosotros a los que os he leído aquí me habéis parecido muy cabales, lo suficiente como para daros cuenta de que no hay que ir a machete con estos temas. Sobre todo cuando la actualización del blog está claramente dirigida a los escritores que directamente pasan de la corrección por dejadez o por falta de interés. Tú puedes escribir mejor o peor, pero si eres escritor, está claro una cosa: intentas hacerlo bien, porque es lo que te gusta y va a ser (con un poco de suerte) tu trabajo. Está claro que escribir con el corrector del Word está bien, porque te resalta fallos tontos o accidentales (la b y la v están demasiado juntas, maldito inventor del teclado...). Está bien que cualquiera pueda lanzarse a escribir, y si no eres de letras tienes el mismo derecho, pero si tienes ganas de hacer algo bien, te esfuerzas desde la base. La actitud es muy importante. Una frase como "Para eso está el corrector del Word" refleja una dejadez que alguien que se dedica a esto no debería contemplar. Sinceramente, no creo que valga la pena ponerse a la defensiva y lanzarse a herir en lo personal por un tema así, sobre todo tan abierto a la diversidad de opiniones. Si Ni ha escrito esto es porque se ha topado con casos así. Ella piensa que el uso correcto de las palabras y de la ortografía es importante para una buena novela. Estoy de acuerdo: ¿de qué te sirve tener la mejor historia del mundo en la cabeza, si no sabes contarla? ¿Cuántas veces os habéis encontrado con frases sin sentido porque faltaba una coma, o el tiempo verbal no era el adecuado? Eso no lo corrige el Word.

    A ver, a mí lo que me gustaría sería poder seguir leyendo este blog y que la gente pueda seguir comentando de buen rollo, como hasta ahora, porque este tipo de discusiones no hace bien a nadie :(:( Sobre todo si es alguien a quien conocéis y que no está pasando precisamente por un buen momento.

    ResponderEliminar
  16. Por mi experiencia como mecanógrafa puedo deciros que no hay que fiarse del corrector de errores de Word (y mejor no me hagáis hablar del oppen office y su fobia a las palabras acabadas en "mente", que me pongo de los nervios), que es la cosa más cabrona del planeta. Por ejemplo, como la palabra "basca" es correcta (significa "náuseas"), te puede dar como correcta una frase como: "Mi novia es basca". Y se queda tan ancho. Y luego te considerará palabras mal escritas todos los nombres de las capitales de provincia de España.

    Lo que no hay que hacer es dar el primer borrador que escribes como bueno. Imprímelo, léelo lápiz en mano, corrige todos esos pequeños errores y reescribe. Eso también forma parte del trabajo del escritor.

    ResponderEliminar
  17. Yo sólo quiero decirle, al indignado señor Montesinos, que antes de criticar al resto del mundo por escribir "siempre mal" una expresión, se dé un paseo por la RAE, el María Moliner, etc, etc. Porque, señor Montesinos, la expresión "a bote pronto" es correctísima y está más que admitida por la RAE. Busque expresiones con "pronto" y verá que ésa figura, pero que la suya no aparece por ningún lado, ni en "voz", ni en "pronto"... Parece que el error se ha extendido también a la RAE, razón por la que seguramente sus sensibles ojos jamás ("NUNCA" con mayúsculas, que dice usted, ofendido por la incultura general) hayan logrado ver la expresión escrita "correctamente".

    ResponderEliminar
  18. @Velacroft: Tiene usted toda la razón. Públicamente pido disculpas.

    También lamento profundamente que mi desacertado comentario le haya ofendido a usted tanto. Espero que sea usted capaz de perdonarme algún día.

    ResponderEliminar
  19. No puedo estar más deacuerdo contigo, sobre todo cuando te refieres a la profesión del escritor. Para escribir historias cualquiera con un mínimo de creatividad puede hacerlo, pero siendo "profesional" qué menos que saber utilizar correctamente las herramientas de trabajo, en este caso el lenguaje. Y no todas las editoriales ofrecen una corrección previa a la publicación. El uso correcto del lenguaje y ortografía me parece un requisito indispensable para presentar una obra a una editorial.

    ResponderEliminar
  20. Un par de notas, Ni: ¿estás segura que el uso del "hubiera" en vez del "habría" en frases condicionales es incorrecto? Tengo la impresión, aunque puedo equivocarme, que dicho "error" fue aceptado hace tiempo en la gramática española. Lo pregunto sin acritud.
    Con respecto a la entrada, me pareció muy acertada tu opinión. Claro que podríamos matizar y aclarar: no se trata solamente de errores ortográficos que pueden ser corregidos fácilmente con el Word, pues me parece que los que mencionas son sólo ejemplos, sino que la situación va más allá. Algunos autoproclamados escritores juntan unas cuantas palabras y creen que ya escribieron una obra maestra. La corrección en la escritura, sin embargo, no sólo está en el uso adecuado de las normas ortográficas, sino también en la sensatez de las estructuras gramaticales, en el uso adecuado de los tiempos verbales, y para finalizar, en un arte y un estilo propios del autor. Los escritores se destacan de los demás en que exponen una pericia mayor a la hora de contar una historia, pues por contar una buena historia, cualquiera puede hacerlo, pero hacerlo con la gracia de un escritor profesional, sólo quien sabe dominar el idioma a niveles profundos.
    ¿Alguien que no es "de letras" podría escribir un libro y publicarlo? ¡Por supuesto! ¿Quién dijo que los escritores tienen como requisito "ser de letras"? Pero una cosa es "ser de letras" y otra muy distinta es saber escribir de manera profesional. Puedes ser un ingeniero químico o un albañil, que si escribes tus obras con la pericia de un profesional, eres escritor.
    Estudiar un poco y saber aplicar las normas al uso no te retrasa en la vida, sino más bien enriquece tu potencial. En vez de esperar que todo lo resuelva otro, sé tú mismo el primer lector y el primer corrector de tu obra, que cuanto más pulida y perfecta esté presentada, más probabilidades tienes de que deje de prestarle atención a un coma o a una tilde y se fije precisamente en la historia que quieres contarle. ;)

    ResponderEliminar
  21. Totalmente de acuerdo con la entrada, si no sabes escribir bien no puedes empezar a construir nada en condiciones. Aunando lo que dice la entrada sobre iros e idos y lo que comenta Mina Harker sobre los errores a la hora de hablar de los profesores recuerdo que cuando iba al instituto había un profesor que solía mandarnos a muchos sitios (por decirlo de alguna manera) y siempre era iros cuando era idos, nos solía decir "cuando tenga ese error me decís idos a la mierda"

    ResponderEliminar
  22. Totalmente de acuerdo contigo, Nin. Desde el punto de lectora pura y dura, (no escribo) agradezco que alguien se preocupe por escribir bien. Realmente es lo que importa. Cuando estáis escribiendo puede que os sintáis tan metidos en la historia que no os dais cuenta de esos errores, más o menos grandes que se cometen al escribir, pero pienso que por dignidad, por orgullo del trabajo bien hecho, deberíais revisar mil veces vuestro trabajo antes de darlo a leer a nadie.
    Y sobre todo por respeto al lector.
    me parece u na falta de respeto hacia el que va a leer que no se intente hacer las cosas lo mejor posible.
    Como lectora me siento insultada y totalmente ofendida cuando cojo un libro y lo veo lleno de errores de sintaxis, de gramática y no te digo ya de ortografía y también de errores de falta de uso del diccionario (confundir asolado con desolado, voluble con voluptuoso)..... Lo más normal es que no pase de los primeros capítulos. No me interesa una historia por muy buena que sea que este mal escrita.
    Una cosa es ser un fabulador. De eso hay mucho. Pero escritores de verdad, muy pocos. Y no me sobra el tiempo ni el dinero como para perderlo en bazofias.
    Porque un libro mal escrito es una bazofia.
    Me da igual que la carne sea de primera, si le echas demasiada sal, o la quemas, es una porquería que no gusta a nadie.
    No solo hay que contar con buenos ingredientes (la historia, los personajes...) sino que hay que saber cocinarlos.
    y por desgracia aquí falla la mayoría.
    He leído libros, muchos, en los que la historia no era gran cosa, pero estaba tan bien contada que era una delicia.
    Un buen escritor te puede contar Blancanieves y hacerte disfrutar de tal modo que le dices: ahora me cuentas la cenicienta, porfa.
    Nin, sigue preocupándote de usar bien las herramientas de tu trabajo, es lo adecuado.
    Y sigue escribiendo cosas, porfa. Agradezco encontrarme con una buena escritora de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  23. Tienes TODA la razón. Escribir se ha convertido en algo que todo el mundo cree que es muy sencillo, aunque en su fuero interno muchos saben que no son capaces de juntar tres renglones.
    Enhorabuena por decir las cosas altas y claras.
    J.Luis.
    http://lasruinasdeisengard.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  24. Pues yo estoy totalmente de acuerdo con Ninotchka. Más de una vez, en foros literarios, me he topado con escritores que rechazan las correcciones del lenguaje, pensando que "ya se encargará de eso la editorial" (no es cierto, las editoriales no se encargan de eso; muchos editores y agentes ven faltas de ortografía en la primera página y rechazan la obra al instante). Y ¡oh casualidad!, a veces esos mismos escritores tampoco aceptan que les hagas otras correcciones, ya sea en la estructura de la historia, los diálogos o la construcción de los personajes. Es verdad, hay dejadez. Pero presentar una obra con errores en el lenguaje es como ir a una entrevista de trabajo sin peinarse ni vestirse correctamente; por más que el currículo sea excelente, ni sueñes con que te den el empleo.

    ResponderEliminar
  25. Yo también me sumo a lo expresado por Ninotchka y aquellos que opinan como ella. La escritura, como plasmación gráfica del lenguaje, en el idioma que sea, es un código y, como tal, tiene unas normas que debemos conocer, respetar y aplicar. ¿O acaso, cuando conducimos, no nos molesta que el conductor de enfrente no ponga el intermitente antes de girar? Por ejemplo.
    Además, sr. Invierno, creo que ha ud. malinterpretado la idea que Ninotchka -creo yo- intentaba transmitir. No se trata de que "si no sabes escribir perfectamente, olvídate de que te publiquen"; sino que "si no escribes correctamente, no te quejes si no te publican".
    Como ella decía, para ser un escritor profesional hay que escribir correctamente. Y eso, lamentablemente, no se puede fiar a una herramienta informática de dudoso funcionamiento según los casos.
    Es más, yo voy un paso más lejos: hay que escribir -y hablar- correctamente. Siempre. Vaya ese texto destinado a un millón de personas -como un best seller-, o a una sola -como una simple carta o e-mail-. Sea de forma profesional o como simple ejercicio de recreo: como mucho aquí, supongo, me encantan los fanfictions; pero he tenido que dejar de leer muchos, algunos con buenísimos argumentos/historias, porque la forma en que estaban escritos era un insulto a la lengua castellana y a mi propia vista. Cuando no directamente ininteligibles.
    Como Ángeles, creo que cualquier lector merece respeto por parte del escritor. Y ese respeto no está solamente en lo que dice, sino en cómo lo dice.
    Eso es todo. Saludos y Felices Fiestas.
    Arcano (Julián)

    ResponderEliminar
  26. Plas plas plas plas plas

    (eso son aplausos)

    Totalmente de acuerdo contigo.

    Fdo: otro talibán de la ortografía.

    (y, dios, cómo me rechina a mí también el uso del subjuntivo en lugar del condicional)

    ResponderEliminar
  27. Creo que tienes razón y es necesario un mínimo de formación, conocimientos o como quiera uno llamarlo. La ortografía me trae loco, sin ir más lejos, pero me gusta ayudar a corregir textos a otras personas -ya que aprendo mucho- y se llega el caso de que algunas correcciones son tan drásticas que corres el riesgo de cambiar el sentido de lo que el autor quería decir -o de expresiones tan mal escritas que no sabes exactamente qué quería decir.

    El talento para una buena historia es algo que nace de dentro, es fundamental y sin eso no hay nada que hacer. Pero si además se escribe bien lo primero que se consigue es comunicar mejor esa historia que se quiere dar a conocer; gana el escritor y gana el lector.

    ResponderEliminar
  28. Pues yo estoy de acuerdo con Ni. A mí me han pasado relatos o he leído cosas, que no he podido terminarme. Se las he devuelto al sujeto en cuestión y le he dicho: míratelo que de las faltas que hay ni concentrarme puedo. Porque en serio, me cuesta mucho leer algo plagado de faltas de ortografía y donde faltan tildes, y sobre todo, comas!!! Esas fantásticas amigas que ahora nadie enseña a utilizar y que se quedan en el tintero de muchas redacciones de instituto.

    Y sin embargo, están los que sé que saben y tienen un error allí, y otro allá, y me lo leo todito y subrayo los errores y le digo, mira, aquí esto está mal, el género te lo has comido, esto iría en presente y esto así, y de puta madre chaval. Y me gusta hacerlo, porque cuando les doy mis cosas me gusta que me digan, aquí aquí y aquí te has equivocado.

    Pero hablo de errores puntuales, no de no saber lo que se escribe, que es lo que algunos pretenden. Yo corrijo porque quiero que me corrijan. Que una s se nos escapa a cualquiera. Pero otras cosas no tanto. Y creo que hay algunas que no hace falta ir a la escuela, leyendo un poco se te acostumbra el oído, la vista, y hasta la entonación.

    ResponderEliminar