Sígueme

Tw Fak Pint Yobe G+ Tumblr LinIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

sábado, 17 de enero de 2009

Una tacita de arroz (I parte)

Chan-chan-chan-cha-cha-chann-cha-cha-chaaaaaaannnn...

Laura gruñó internamente. El gruñido le salió tan convincente que hasta las amígdalas se le acurrucaron en la garganta, muertas de miedo. Miró a derecha e izquierda, exasperada, buscando una superficie sobre la que dejar la paleta y el pincel, una superficie que no pudiera quedar inservible ante el mero roce de la pintura al óleo, que más que de aceite debía estar hecha a base de un ácido tan corrosivo como el que recorría las venas de los Aliens, a juzgar por el estado en que quedó la última mesa sobre la que posó el pincel manchado.

Chan-chan-chan-cha-cha-chann-cha-cha-chaaaaaaannnn...

Volvió a gruñir. Y esa es otra... Como pille al friki que cambió el timbre de la puerta por la Marcha Imperial de la Guerra de las Galaxias le voy a dejar las orejas pegadas al páncreas. Y de paso también al jodido electricista que llevaba un año esquivando sus intentos de contratarlo utilizando las más modernas técnicas de drible discotequero anti-lobas.

Chan-chan-chan-chan-cha-cha-cha-chan, cha-cha-cha-cha-cha-cha-chann...

—¡Que ya voy, joder! —exclamó, soltando el pincel en el vaso de Nocilla que reposaba, lleno de aguarrás, sobre la mesa del comedor, y gimiendo audiblemente al ver la ominosa gota de azul ultramar que asomaba por el borde rebosante del vaso, la miraba con ojillos malévolos y caía, inexorablemente, hasta estamparse en la superficie de madera lacada—. Hija de puta —susurró, señalándola—. Ni se te ocurra secarte hasta que vuelva, o vas a saber lo que es un disolvente. ¿Entendido?

Todavía resonaban en sus oídos las risitas burlonas de la gota de óleo mezclado con aguarrás cuando se dirigió a la puerta, limpiándose las manos en lo que al principio pensó que era un trapo y un momento después descubrió era su mejor camisa de seda salvaje.

—Joder —suspiró—. Joder, joder, joder, joder.

Abrió la puerta de un tirón.

—¡Joder! —gritó al ver sus huellas dactilares perfectamente dibujadas en azul sobre el pomo dorado. Clavó una mirada indignada en la mujer que esperaba en el rellano. Los ojos desorbitados de asombro en mitad del rostro fofo la hicieron cerrar la boca.

—Laura —dijo fríamente su visitante, estudiándola de arriba a abajo y frunciendo los labios en una mueca de desaprobación conforme su escáner pasaba por los pies enfundados en fanequeras de plástico transparente, las piernas desnudas, el pantalón corto de cuadros que siglos atrás perteneció a un pijama y la camiseta, que apenas merecía recibir tal título, cuya escasez de tela se veía compensada, en cierta medida, por la abundancia de manchas de pintura y grasa.

—Maruja —respondió ella, tragándose el exabrupto que pugnaba por surgir de debajo de su lengua—. Buenas noches —se acordó de añadir, escondiendo detrás de su cuerpo la inservible camisa de seda roja.

—Oye, linda —empezó Maruja, apartándola de un empujón para abrirse camino hasta el interior de la vivienda—, se nos ha inundado el garaje. La pared del fondo está que se cae. El albañil dice que lo menos nos sale por mil quinientos euros —añadió volviéndose para mirarla con un brillo maligno en los ojillos azules, tan claros que casi parecían blancos. Se apretó el cinturón de la bata acolchada con un movimiento brusco.

—Y la mano de obra —apuntó una voz desde en umbral. Laura dio un brinco y se apartó al ver al hombre, vestido con un mono del mismo color azul de la gota de pintura que a esas alturas ya debía haber corroído el barniz de su mesa. Se detuvo en el umbral y la miró con la lujuria pintada en la cara áspera, cubierta de arrugas y blanqueada por una fina capa de yeso que le encanecía también el pelo grasiento—. Buenas noches, guapa.

—Nanoches —balbució Laura. Bajó la mirada hacia sus manos y observó la camisa sin saber muy bien qué más decir.

—En total —siguió Maruja, llenando el salón de la diminuta solución habitacional de Laura con su presencia envuelta en boatiné amarillo—, de dos mil euros no baja.

Laura tiró la camisa de seda al suelo y se encogió de hombros.

—Habla con Pascual —contestó—. Este año le toca ser el tesorero.

—Pero es que esto no lo paga la comunidad —le espetó Maruja con una sonrisa siniestra. Por un instante, Laura pensó que iba a echar la cabeza hacia atrás y a echarse a reír como el Conde Draco, pero con un aspecto mucho menos humano que la marioneta morada de Barrio Sésamo.
Laura sostuvo su mirada.

—No pretenderás que lo pague yo, ¿verdad? —preguntó al fin, incrédula. Soy gilipollas, pero no tanto. Bastante le habían tomado el pelo al elegirla presidenta de la comunidad sin convocar siquiera una junta, pero aquello sería excesivo incluso para los delictivos y hasta criminales parámetros de la vecina del quinto izquierda.

Maruja hizo una mueca.

—Al fin y al cabo, has sido tú quien ha inundado el garaje, ¿no? Es lo justo, que lo pagues tú. Tienes un seguro, supongo...

La mirada reluciente de Maruja decía a las claras que sabía perfectamente que Laura no había firmado un seguro del hogar ni tenía intención de hacerlo. Para una trampa que hacía en su vida... ¿Y cómo se ha enterado esta... maruja? Daba igual. Si Maruja lo sabía, entonces lo sabía todo el edificio.

—Yo no he inundado el garaje —se defendió en un murmullo poco convencido. Desde la mesa, la gota de óleo y aguarrás soltó una carcajada aguda.

—¿Ah, no? —inquirió Maruja, fingiendo sorpresa—. Vaya... Pues Paco, aquí presente —señaló al orondo albañil, que mascaba un palillo medio deshecho y la miraba fijamente sin parpadear— dice que la bajante está llena de jabón con olor a limón... Y tú usas detergente con olor a limón —sentenció, alzando un dedo acusador.

Como medio universo y unos cuantos cientos de mundos paralelos, pensó Laura, suspirando de impaciencia.

—Deberías dejar de ver C.S.I., Maruja —respondió con un inequívoco gesto de cabeza hacia la puerta—. Está empezando a sorberte el seso. Y nunca te van a llamar del Gobierno para que trabajes de espía, ni te van a dar un número de matrícula para no tener que utilizar tu nombre, ni nada de eso —murmuró, no sin cierta maldad, y sonrió al ver el ceño fruncido de la mujer.

—Pues es una serie estupenda —dijo Maruja en voz baja—. Y no intentes distraerme: sabes que la tubería rota es la tuya.

—Hoy no he fregado, Maruja —replicó Laura bruscamente—. Así que ya puedes ir buscando a otra que use detergente de limón. A mí déjame vivir, que no son horas de andar pidiéndole dos mil euros a la gente.

Maruja le dirigió una mirada que expresaba con tanta elocuencia como si hubiera pronunciado las palabras en voz alta: Menuda guarra que estás hecha. Laura la ignoró y señaló, una vez más, la puerta. Una vez más, Maruja no se dio por enterada.

—Hay que comprobarlo —decretó, esquivándola para dirigir sus pasos determinados a la cocina—. Paco, ven aquí y dime si la rotura está en esta casa.

—Pasad, pasad, no os cortéis —masculló Laura lanzando una mirada venenosa a la espalda cubierta de basta tela azul del albañil. Hizo ademán de meterse las manos en los bolsillos, comprobó con enojo que el pantalón del pijama no tenía bolsillos y, gruñendo como un perro enojado, dejó que sus pasos la condujeran, también a ella, a la cocina.

Que sólo una persona tan encariñada con el diminuto apartamento como ella podía atreverse a denominarla "cocina". Tendría unos cincuenta centímetros cuadrados, tirando por lo alto, y era un clarísimo ejemplo de lo lejos que podía llegar en la actualidad la ingeniería cocinil. O cocinera. Un armario contenía la vajilla y la cubertería, o, lo que era lo mismo, dos platos desportillados de Duralex, tres vasos de Nocilla reciclados y varios tenedores, cuchillos y cucharillas cuyo número y modelo cambiaban aleatoriamente cuando Laura no miraba; otro armario era, en realidad, una nevera tan pequeña que para meter una botella de Coca-cola tenía que sacar la leche y la tarrina de mantequilla. El resto del espacio se lo repartían de mala gana un microondas en el que apenas cabía un plato, un fogón y el calentador, colgado justo encima de la pila, cuyo grifo había que apartar para poder encender el agua caliente. En el centro de la cocina, ocupando todo el suelo que había entre armario y armario, una bombona de butano oxidada resistía con valentía los embates de Cosita, un gato asalvajado que no parecía tener muy clara su sexualidad y estaba pasando por una etapa experimental en la que se dedicaba a violar con alegría todo lo que se le pusiera por delante, ya fueran las botas de Laura, el sofá, el paragüero o el mando de la tele. En esos momentos, sin abandonar el estrecho abrazo al que sometía a la paciente bombona, miraba con curiosidad y expectación el enorme trasero de Paco, que se había puesto de rodillas para estudiar la tubería oculta bajo la pila.

—Largo, bicho —escupió Maruja, alargando una mano arrugada y dura como un cuerno hacia el gato. Cosita le lanzó una mirada en la que se unía el desprecio, el odio y una clara aseveración que venía a decir que Maruja era la antítesis de la lujuria incluso para un gato con las hormonas despendoladas. Después de acariciar tiernamente a la bombona con el hocico, se escabulló con una dignidad que Laura tuvo ganas de aplaudir.

—No veo nada —tuvo que admitir Paco al cabo de un rato, sacando la cabeza enyesada del estrecho hueco que se abría bajo la pila. Laura sonrió elocuentemente mientras Maruja fruncía el ceño, contrariada—. No hay ninguna grieta.

—¿Has mirado bien? —insistió Maruja previsiblemente. Laura puso los ojos en blanco mientras Paco se llevaba a la boca el astillado palillo.

—Soy el mejor en mi trabajo, señora —declaró con altivez, poniéndose rápidamente en pie.
Coño, como Lobezno... Laura dio un paso atrás cuando el albañil con aspiraciones a fontanero se abalanzó sobre ella, temerosa de estar a punto de oír el ominoso snikt de las garras de Paco al brotar de sus nudillos. Estuvo a punto de suspirar de alivio cuando comprendió que lo único que pretendía aquel hombre era alejarse de la cocina, incómodamente llena de Maruja.

No le sirvió de mucho. Maruja le siguió a toda prisa, tal vez asombrada ante la idea de encontrarse por primera vez en su vida tan cerca de un hombre.

—Pero esa rotura tiene que estar en alguna parte —dijo, mirando al albañil como si él tuviera la culpa de que la grieta hubiera desaparecido mágicamente de la tubería de Laura y, de paso, de que su vida sexual se hubiera visto reducida los últimos veinte años a hacer zapping por los diversos programas del corazón.

—Aquí, no —se encogió de hombros Paco. Laura se mordió el labio cuando Maruja empezó a insistir en que el albañil había mirado mal, y en que debía volver a comprobarlo, porque estaba claro que la tubería rota era la de, textualmente, "esta perdida". Prefirió pasarlo por alto: no estaba de humor para indignarse. Hacía tiempo que sabía que una discusión con Maruja no hacía sino incrementar sus ya de por sí altas probabilidades de conseguir que le tocase una úlcera de estómago en la Lotería de Enfermedades Jodidas del Ser Humano. O una sífilis. Si la sífilis pudiera contagiarse discutiendo.

Dio un salto, sobresaltada, al notar algo frío y húmedo en la pierna desnuda. Bajó la mirada; sus ojos se cruzaron con los de Cosita, que lamía ansiosamente una mancha de pintura que tenía en la rodilla.

—¿Tengo pinta de bombona, o qué? —gruñó. El gato la miró con la lengua fuera, pegada a la nariz, y un brillo dolorido en los ojos verdes de pupilas verticales—. Lo que me faltaba. No tengo bastante con mi madre, como para que tú también empieces a decirme que tengo que ponerme a régimen...

—Pues estará en el piso de abajo, señora. —Para que Paco hubiera alzado ya la voz, a los pocos minutos de estar en compañía de Maruja, la del quinto debía haberse puesto pesadita de verdad mientras Laura pensaba en bombonas de butano y úlceras de estómago.

—Eso, eso —se aferró Laura a la afirmación del albañil como Leonardo Di Caprio se agarró a la última puerta flotante del Titanic—. Id a ver a Sagrario: seguro que ella también usa detergente de limón. O de naranja, o de Cítricos del Mundo. O de Kiwi con Manzana.

Maruja se volvió para mirarla con el ceño fruncido.

—Esto se escapa de mi competencia —dijo con voz de agente policial que ha traspasado la imaginaria línea que separa su distrito del distrito gestionado por la comisaría más chusquera de la ciudad—. Tú eres la presidenta, así que tú también vienes, linda.

Laura gruñó internamente. Sus amígdalas volvieron a acurrucarse al fondo de su garganta. Será... bruja... Suspiró, mirando con nostalgia el cuadro a medio pintar, la malévola gota azul que se secaba sobre la mesa, al ultrajado Cosita, que la observaba diciéndole claramente con sus enormes ojos verdes que no pensaba perdonarla si se iba de casa precisamente cuando le tocaba su ración diaria de mimos.

—No te enfades —imploró, apartando de una patada la camisa de seda, que se obstinaba en enredarse en su tobillo como si ella tampoco quisiera verla salir por la puerta—. Volveré en seguida, te lo prometo...

Cosita le dio la espalda, levantó el rabo y se dirigió andando de puntillas a la cocina, donde la bombona de butano ya debía estar temblando al percatarse de su inminente retorno. Laura volvió a suspirar, cogió las llaves del bote de cola-cao vacío sobre la estantería y señaló la puerta. Por una vez, Paco y Maruja obedecieron su orden implícita.

(Continuará...)

13 comentarios:

  1. Me encanta, me voy a ponerb un timbre con la marcha Imperial para que cuando llamen los testigos de Jehova se esperen ver salir a Darth Vader Juas juas juas. Esperamos con impaciencia descubrir quien es el vecino lastimoso que tiene que pagar los 2.000 euros. lo justo es que al final sea Maruja por pérfida.

    ResponderEliminar
  2. Hasta que no llegue a 10 comentarios no pongo el final XD XD a esto se le llama marketing agresiiivo ;)

    ResponderEliminar
  3. Malageeee no nos dejes así.... ¡segunda parte ya!

    ResponderEliminar
  4. Sabía que alguien iba a hacer "ese" comentario XD XD XD XD

    Es un homenaje, boboooooooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Alaaaaaaaaaaaaa.... sigue escribiendo sobre Laura y su gato perviertebombonas o te meto un palillo en el timbre de Darth Vater para que mueras forever... por lo menos que la pobre acabe el cuadro.

    ResponderEliminar
  6. Interesante relato muy almodovariano con un toque muy Friki.
    P.D. Para los que no lo sepan ,las Fanequeras son unas zapatillas tambien conocidas como Cangrejeras que se usaban en Galicia para bañarte y que no te piquen las Fanecas,unos pececillos cabroncetes.¿Donde te bañabas tu My Lady?

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero escribe! ¡Que se secará la pintura!

    ResponderEliminar
  8. Ups! no recordaba que mi nick de google tenía apellido. :p

    ResponderEliminar
  9. Eh, eso es trampa... tres de los comentarios son míos, y Bryoria ha repetido XD XD XD

    ResponderEliminar
  10. Ya van mas de 10 comentarios ¿y el resto del relato? ¿eh?¿eh?

    ResponderEliminar